Lunes, 08 de Agosto de 2022

Agentes de Guardia Civil y de Policía Nacional continúan este miércoles con las labores de búsqueda, en Jaca (Huesca) y en zonas de monte de su entorno, del presunto autor del doble crimen a tiros de un hombre y una mujer en un pequeño pueblo próximo a Tarbes, en el sur de Francia, donde las víctimas ejercían de profesores universitarios.


Publicidad



Publicidad


Fuentes policiales han confirmado que en la búsqueda participan efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil desde el primer momento en que se tuvo conocimiento de la presencia en España del sospechoso, Cedric Tauleygne, un reservista del Ejército francés de 34 años con gran experiencia en supervivencia. Las sospechas en torno a la huida del presunto asesino a España a través de Jaca se derivan de la localización de la motocicleta en la que huyó en una zona descampada ubicada en la zona de Peña Oroel, a pocos kilómetros de dicha localidad altoaragonesa.

Las fuentes citadas han explicado que la experiencia en supervivencia del fugitivo le podría haber facilitado su ocultación en zonas de bosque donde la densa vegetación dificultaría su búsqueda o su avistamiento desde el aire. En la hoja de identificación que envió la Gendarmería francesa a las fuerzas policiales españolas se hace constar que el sospechoso, nacido en Arlés, es “peligroso y susceptible de estar armado”, además de informar de su experiencia en supervivencia como reservista del Ejército.

Han añadido que esta persona, que solía participar en pruebas deportivas de ciclocross, podría conocer previamente la zona donde dejó abandonada su moto, que habría recorrido con anterioridad con su bicicleta. A su vez, otras fuentes consultadas por HOY ARAGÓN, confirman que la hipótesis de que el presunto asesino y fugitivo haya abandonado la zona de la peña Oroel coge fuerzas. Según estas fuentes, conocedoras de la investigación, podría haber llegado a la capital oscense y su entorno. 

Tras el crimen, ocurrido el pasado lunes, el fiscal de Tarbes, según la prensa francesa, informó que el presunto autor había huido, sin dar entonces detalles de su identidad, a la espera de su localización y detención. Al parecer, los vecinos encontraron a la mujer asesinada, de 32 años, a última hora de la tarde del lunes en una calle del pequeño núcleo de Boyastruk y alertaron a los gendarmes, y poco después descubrieron al hombre, de 55 años, muerto en su domicilio, a pocos metros de distancia, ambos desnudos.

Las fuentes policiales consultadas han confirmado la petición de colaboración de la Gendarmería en la búsqueda del presunto asesino de ambos profesores, cuyo móvil, según la prensa francesa, podría derivarse de una cuestión de celos debido a la existencia de una relación sentimental del fugitivo con la mujer.

Publicidad