Miércoles, 27 de Enero de 2021

Sucedía durante fría tarde de este jueves, cuando una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil perteneciente el puesto de Utebo recibía una alarmante llamada: “¡Sale mucho humo de una casa, y hay una familia dentro con niños pequeños!”.


Publicidad


Rápidamente los agentes se desplazaban hasta una vivienda de varias plantas de Torre Pinar, en el barrio rural zaragozano de Garrapinillos. Los dos guardias entraban en la casa y encontraban un humo muy espeso que impedía la visibilidad incluso haciendo uso de linternas.

Entre esa humareda conseguían localizar a la familia y sacaban rápidamente a dos de los integrantes que más peligro corrían en ese momento, un bebé de 6 meses y a un niño de 8 años.


Publicidad


EL ORIGEN, UNA CHIMENEA

Tras comprobar que los menores se encontraban bien, ayudaban a salir al resto de los habitantes de la casa, cuatro adultos, para después intentar sofocar las llamas y disipar el humo abriendo todas las ventanas de la vivienda.

Tras salvar a los habitantes de la casa, todos ellos integrantes de la misma familia, los agentes comprobaban que el incendio tenía su origen en la chimenea.


Publicidad


En ese momento, estos dos guardias intentaban contener y sofocar las llamas hasta que, finalmente, llegaban al lugar de los hechos varias dotaciones de bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza y lograban sofocar el incendio donde por suerte y gracias a la rápida intervención de estos dos guardias civiles, tan solo hubo que lamentar daños materiales.

Publicidad