Viernes, 12 de Agosto de 2022

El pasado viernes, un vehículo, como tantos otros, circulaba por la Avenida Pirineos, una de las vías zaragozanas que más tráfico soporta a diario, ya que es una de las salidas de ciudad hacia Huesca y que tiene comunicación con todas las direcciones. En un momento determinado, al pasar por debajo del puente de la calle Ruiz Picasso percibió un gran golpe en el cristal delantero de su vehículo. Se trataba, según informaba a HOY ARAGÓN, de una piedra lanzada por unos jóvenes desde este puente.

Gracias a su destreza y rapidez de reflejos, y a que no perdió los nervios en ningún momento, consiguió evitar ser víctima de un grave accidente. A pesar de que no circulaba a gran velocidad, el impacto pudo haber provocado una colisión tras la salida de la vida o el hecho, todavía más grave, de poder haber impactado con otros vehículos que circulaban en ese momento por dicha avenida.

Fuentes policiales consultadas por este diario aseguran que no es un hecho aislado. También se han dado casos de lanzamiento de piedras desde la conocida como pasarela de San Valero, perpendicular también a la Avenida Pirineos. A la altura de la calle Pablo Neruda. Este hecho suele suceder cada pocos días y no se conoce al autor ni los motivos.

El vehículo atacado tras recibir el golpe de una piedra lanzada / Cedida

Según estas mismas fuentes, no solo lanzan piedras, sino que también han probado con otros objetos. “En verano se han dado casos de lanzamientos de globos rellenos de agua”, explican dichas fuentes a HOY ARAGÓN. Hasta el momento no se tenía conocimiento de que alguno de estos objetos hubiese alcanzado algún vehículo, hasta hoy. La Policía Local de Zaragoza considera peligrosas estas acciones que algunos califican de gamnberradas, pero que pueden tener consecuencias fatales.

TRAS LA PISTA DE LOS RESPONSABLES

Los agentes que investigan estos hechos siguen tras la pista de un grupo de jóvenes que podrían ser menores de edad. Estos casos solo se llevan delante de un juez sí hay un desenlace de gravedad, y la mayoría quedan sin castigo y sin dar con los responsables.

En España existe un antecedente grave por este tipo de hechos que tuvo lugar hace 7 años. En 2015, la Audiencia Provincial de Murcia condenaba a los padres de los niños que en 2012 lanzaron piedras desde un puente sobre una autopista de Murcia y causaron la muerte de una persona que iba de copiloto en un coche por la zona. Los padres de los tres menores fueron condenados a indemnizar a la familia del difunto con 163.000 euros.

En aquel momento, y según informaron los medios locales, la sentencia a estos tres menores de edad responsables del hecho estimaba que los padres tenían la obligación de extremar sus deberes de vigilancia y control para con sus hijos. 

La mayoría de edad penal en España está en los 18 años, aunque la legislación establece que a partir de los 14 ya se pueden exigir responsabilidades a las personas. Pero los menores de 14 están exentos de responsabilidad. La ley considera que, en esos casos, se debe buscar antes una solución en el ámbito educativo y familiar.

Publicidad