Domingo, 24 de Octubre de 2021

Las 13 personas detenidas por la Policía Judicial durante la madrugada del 11 al 12 de octubre en la plaza del Justicia de Zaragoza por causar, presuntamente, desórdenes en la vía pública tras una batalla campal contra la Policía donde tiraron botellas y barras a los agentes, han quedado en libertad tras prestar declaración en sede judicial. Así lo han indicado este miércoles fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, que han añadido que los 13 detenidos han pasado hoy a disposición judicial.

La Policía Nacional ha detenido a estas 13 personas por dañar, presuntamente, la fachada de un hotel situado en la plaza del Justicia, en el distrito zaragozano del Casco Histórico, y lanzar a continuación botellas a los agentes policiales que se personaron en el lugar.

A las 3.00 horas de este martes, una llamada ciudadana alertó a la Policía de que este grupo de personas estaba arrancando el letrero de un hotel de la plaza del Justicia y, al llegar una patrulla, el mismo grupo ha lanzado varias botellas a los agentes. La patrulla pidió refuerzos y se desplazaron hasta allí todos los agentes disponibles de la unidad UIP, que ha desalojado y detenido a 13 personas.

La intervención, durante la que se dispararon pelotas de goma para dispersar a los jóvenes, se saldó finalmente con la detención de 13 jóvenes, 5 de ellos menores de edad. La Policía añade en su informe que los incidentes registrados en botellones celebrados en otras ciudades del país tuvieron que tener un “efecto llamada” ya que los investigadores detectaron en las redes sociales mensajes que invitaban “a montarla” igual que en Barcelona.

El detonante de la acción policial fue una llamada realizada sobre 3 de la madrugada desde el Hotel Catalonia, ubicado en la referida plaza, para alertar de que el local era objeto de destrozos en su fachada por parte de grupos de jóvenes, que recibieron a botellazos al vehículo policial desplazado. Instantes después, la Policía Nacional desplegó todas sus unidades disponibles para tratar de dispersar a estos jóvenes por las calles adyacentes, en una acción que se prolongó por espacio de dos horas y durante la que se lanzaron botellas contra los agentes y las fachadas de las casas.

Los trece jóvenes oscilan entre los 18 y los 23 años. Durante la misma jornada, agentes de policía local de Zaragoza disolvieron, sin incidencias, otros trece botellones de entre 10 y 30 personas que se celebraban en diferentes zonas de la ciudad, y otro más numeroso en el entorno del recinto ferial.

Publicidad