Jueves, 02 de Febrero de 2023

La Audiencia de Huesca ha absuelto a seis militares de la Guardia Real que se enfrentaban a penas de 3 años de prisión como presuntos responsables de una agresión racista a un hombre de nacionalidad argelina en una zona de ocio nocturno de Jaca al entender que no quedó probada su participación durante el juicio.

En su sentencia, el tribunal admite que durante la madrugada del 26 de enero de 2014 se produjeron unos incidentes tumultuarios tanto en el interior del pub donde se originó la discusión inicial como en la calle, pero descarta la existencia de pruebas que permitan la identificación de los responsables.

Así, en el relato de hechos probados, los magistrados elaboran una detallada narración de los hechos en la que sitúan en el lugar de los hechos tanto a los acusados, que se encontraban, junto a otros militares, de maniobras en Jaca, como a la víctima, que sufrió golpes y puñetazos y pérdida de piezas dentarias.


Publicidad


El tribunal descarta enjuiciar el incidente registrado en el interior del local, a la puerta de los servicios, ya que la presunta víctima salió ilesa a la calle, y se centra en lo ocurrido en el exterior, aunque cuestiona las identificaciones hechas por la víctima y su amigo, un policía local fuera de servicio que sufrió lesiones leves.

A juicio de los magistrados, “claro que alguno de los acusados pudo formar parte de este grupo en uno u otro momento, pero, con la certeza que todo proceso penal requiere, no podemos señalar quien de ellos ni en qué concreto momento”.

Consideran, además, que tampoco pudo probarse la autoría de los supuestos insultos racistas vertidos contra la víctima durante los incidentes.

La sentencia pone en tela de juicio las identificaciones realizadas por las víctimas, entre ellas la de un militar que “presentaba un estado impoluto”, según recoge el atestado policial, y que se mostró “colaborador, educado y sobrio y sin signo alguno de haber participado en una reyerta”.


Publicidad


El tribunal considera, asimismo, que no existía garantía alguna de que en el momento de realizarse las ruedas de reconocimiento en la que fueron identificados los acusados, no hubieran tenido tiempo de consultar las redes sociales y servicios de mensajería a los teléfonos incluidos en la causa “para ver el aspecto de los que creían sus agresores”.

En su sentencia, la Audiencia de Huesca absuelve “libremente” a los acusados y ordenan dejar sin efecto todas las medidas cautelares y personales adoptadas contra sus personas y bienes para garantizar las responsabilidades solicitadas por las acusaciones.

Publicidad