Lunes, 08 de Agosto de 2022

Los Bomberos de Zaragoza continúan con las labores de búsqueda del niño de 13 años desaparecido la tarde del pasado sábado en el río Ebro a su paso por la capital aragonesa, cuando se bañaba con unos amigos.

El servicio municipal ha puesto a disposición de este objetivo todos los medios disponibles para rastrear “palmo a palmo” la superficie y hallar al desaparecido en el menor tiempo posible, informa el Ayuntamiento de Zaragoza.

Tras peinar el lugar donde fue visto por última vez por un pescador la tarde del sábado, a la altura del embarcadero de la Expo, en el meandro de Ranillas, los buzos de la unidad subacuática buscan ahora en otra área delimitada, de aproximadamente 100 metros, en dirección a la pasarela del Voluntariado.

La búsqueda se hace también por aire con la unidad de drones que, a una altura de 90 metros, capturan imágenes en alta resolución que luego son revisadas y ampliadas al detalle en los parques de bomberos. El menor llevaba una camiseta de color fucsia lo que puede ayudar a localizar esos indicios en las fotografías capturadas por los aparatos de vuelo.

Los drones están sobrevolando el tramo que va desde el embarcadero de la Expo al Puente de La Almozara, un recorrido que también se está haciendo a pie y en lanchas por parte de los voluntarios de Protección Civil. “Estamos utilizando toda la técnica de la que disponemos“, ha comentado en declaraciones a los medios el jefe de Bomberos de Zaragoza, Eduardo Mendoza.

Además, en este tercer día de búsqueda, se ha incorporado también la unidad canina que se encarga de marcar zonas en el Ebro, que a continuación son descartadas o confirmadas por los rastreadores en la superficie.

El concejal delegado de Bomberos, Alfonso Mendoza, ha apuntado que el Ayuntamiento está poniendo todos los medios necesarios para encontrar cuanto antes al menor desaparecido, aunque desconoce cuánto se alargará la búsqueda debido a la complejidad del río, una superficie que está en continuo movimiento.

No obstante, ha alertado de la peligrosidad del cauce y ha pedido a los vecinos no refrescarse en el Ebro, ya que no es un sitio adecuado ni preparado para el baño. Además, ha resaltado el trabajo y la profesionalidad de los bomberos, que en este tipo de operaciones asumen también riesgos para su seguridad.

“Ayer el 80 % de los bomberos que estaban de guardia en un momento u otro pasaron por aquí”, ha destacado. En un principio, la búsqueda se prolongará “todo lo que sea necesario”, ha dicho. “Hasta que no aparezca no podemos darla por finalizada, pero no sabemos cuánto se puede alargar“, ha concluido el jefe de Bomberos

Publicidad