Lunes, 05 de Diciembre de 2022

Los números cuatro y seis de la calle Huerta Alta en la localidad zaragozana de Utebo se han convertido en los dos últimos meses en un problema para los numerosos vecinos de esta localidad que desde hace una semana han decidido salir a la calle y hacer ruido.


Tenemos que denunciar esta situación; si no lo hacemos nosotros nadie lo va a hacer”, explica César, presidente de la comunidad de vecinos afectada.

Hace sesenta días un grupo de ‘okupas’ reventaba un total de siete cerraduras para entrar ilegalmente en siete viviendas propiedad de una entidad bancaria, que en ese momento se encontraban vacías. “No es solo que las ‘okupen’ y vivan en ellas; el problema es que destrozan las zonas comunes y amenazan a los que llevamos años viviendo aquí”, denuncia César.

LAS AMENAZAS

Mientras los vecinos de Utebo arropan a los afectados sumándose a ‘caceroladas’ semanales para conseguir expulsar a estos molestos vecinos, ellos se jactan en las redes sociales de dichas movilizaciones y amenazan de muerte a los asistentes. “Te cruzas con ellos en el portal y te escupen, insultan y amenazan abiertamente sin ningún temor”, asegura César.

En uno de los últimos vídeos publicados recientemente, uno de estos ‘okupas’, a cara descubierta, exhibe de manera provocativa un machete de grandes dimensiones con el que se dirige amenazante a los que lo miran.

Una imagen a la que acompaña la frase “esperando a los que me buscan”, en clara alusión, según los inquilinos legales de este bloque, a aquellos que están intentando que vuelva la normalidad a esta comunidad de vecinos.


Publicidad


Esto no es la ‘okupación’ social o ideológica que yo he conocido en mi juventud. Hablamos de mafias y delincuencia pura y dura”, matiza César, vecino de este bloque de Utebo.

Tanto César como otros inquilinos del bloque han explicado a HOY ARAGÓN que no se van a dejar amedrentar por estos ‘okupas’, a los que tachan de violentos y peligrosos, y van a continuar manifestándose para conseguir que se marchen o la policía los desaloje.

“Cada miércoles a las ocho de la tarde estaremos frente a ellos haciendo ruido y denunciando esta situación que tiene que acabar porque así no podemos seguir viviendo”, asegura César.

Publicidad