Jueves, 08 de Diciembre de 2022

En poco más de dos meses se han producido dos detenciones, al más alto nivel, por parte de la Guardia Civil en sendas operaciones contra el terrorismo yihadista en la ciudad de Zaragoza. Una de ellas, incluso, en colaboración con el FBI estadounidense. Estas detenciones a presuntos yihadistas en suelo aragonés se enmarcan en la posible vinculación directa con la organización terrorista yihadista Daesh.


Publicidad


No es la primera vez que ocurre un operativo policial semejante pero sí que son casos aislados y sin tener un patrón común. Fuentes del Ministerio del Interior coinciden en asegurar que Zaragoza es una ciudad tranquila y sin ninguna célula latente ni activa del terrorismo islámico. Sin embargo, reconocen, la actual situación de alerta 4 antiterrorista que hay en España (en una escala sobre 5) hace que siempre se actúe contra cualquier indicio o potencial peligro.

Las fuentes de la Guardia Civil consultadas, y que conocen de cerca el operativo desplegado en las últimas detenciones, aseguran que “las detenciones recientes no quieren decir nada más que se está actuando en prevención ante el terrorismo yihadista y que en ningún caso hay una célula en la ciudad de Zaragoza”. Además, indican que “la preocupación aumenta, como es lógico, cuando hay varias detenciones en tan poco tiempo. Claro que estamos en alerta por un auge de lobos solitarios o de yihadistas con conexiones desde Zaragoza, y que podría llegar a ser más grave si no seguimos actuando con estas operaciones que cortan la difusión o establecimiento de pautas comunes en este tipo de organizaciones terroristas”.


Publicidad


La detención más sonada se produjo a principios de 2019, cuando la Guardia Civil detuvo en una operación contra el yihadismo en España, a un yihadista marroquí, de 25 años, por incurrir en delitos de adoctrinamiento o adiestramiento terrorista y de enaltecimiento del terrorismo. Esta persona había reclamado La Aljafería como mezquita parte del califato islámico que busca instaurar Daesh.

EL ÚLTIMO OPERATIVO CONTRA EL YIHADISMO EN ZARAGOZA

Una unidad del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil detuvo el martes, 15 de noviembre, a un varón de unos 30 años de edad en una vivienda del número 34 de la calle Doctor Palomar del barrio zaragozano de La Magdalena.


Publicidad




Publicidad


La actuación comenzó a las 8.00 horas, desplegándose el GAR. Los agentes registraron la vivienda e incautado varios objetos, trasladando cajas y carpetas a sus vehículos, durante más de tres horas. Se incautó numeroso material informático y objetos que podrían tener valor para la investigación. A día de hoy, las diligencias se encuentran todavía bajo secreto judicial. Los especialistas del GAR, entre cuyos objetivos está la lucha contra situaciones relacionadas con el terrorismo y la ejecución de operaciones que entrañen “gran riesgo”. Todo parece joven detenido en algún portal o página de internet de carácter yihadista.

En el mes de octubre, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno envió a prisión a un presunto yihadista en una operación de la Guardia Civil, en colaboración con el FBI, por su presunta vinculación con la organización terrorista Dáesh. El magistrado decretó el encarcelamiento provisional de este ciudadano, residente en la localidad catalana de El Pont de Suert. La Guardia Civil informó de que estaría dispuesto a desplazarse a zonas de conflicto para integrarse a la estructura todavía activa de esta organización terrorista.


Publicidad



Publicidad


El detenido cuenta con experiencia en el uso de armas y explosivos y durante la detención mostró una conducta violenta y agresiva con los agentes. Durante la investigación se constató que adquiría medidas de seguridad y que ejercía un rol importante para la identificación de otros potenciales yihadistas.
Publicidad