Viernes, 23 de Agosto de 2019

Los incidentes que provocaron los CDR (los autodenominados ‘Comité en Defensa de la República Catalana‘) el pasado fin de semana en el municipio oscense de Alcampell no serán los únicos.

En la N-230, la carretera que une Lérida con el Valle de Arán por la provincia de Huesca, los CDR cortaron la vía durante casi dos horastanto con barricadas como la provocación de incendios-, serán reiterativos durante los próximos meses.

Así lo confirman desde la sección de los CDR en la ‘Franja de Ponent’, la zona geográfica del Aragón oriental que los pancatalanistas quieren atribuir a los ficticios ‘Països Catalans‘.


Publicidad


En una clara alusión al juicio del procés, y a las sucesivas convocatorias electorales en tres meses, los ‘CDR de Ponent’ aseguran que “esto no ha terminado. Seguiremos protestando por la república catalana, por la libertad de los presos políticos y por la justicia social”.

Las barricadas colocadas por los CDR terminaron incendiadas / HOY ARAGÓN

El objetivo que persiguen es manifestar la ruptura con el Estado español con paros laborales, movilizaciones masivas o la colocación de simbología independentista en repulsa a la situación penitenciaria de los políticos catalanes -presuntamente- culpables de varios delitos penales. Entre ellos, los delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.

EL RECHAZO DE LOS MUNICIPIOS

Los alcaldes de los municipios que sufrieron los actos vandálicos del pasado fin de semana aseguran su rechazo a la utilización política de unas reclamaciones independentistas en suelo aragonés. De hecho, temen que se produzca más veces por la tensión que vive la comunidad catalana con el perjuicio que conlleva para el turismo o las mercancías.

Sin embargo, los CDR de la ‘Franja de Ponent’ reclaman por redes sociales su actuación para seguir con las protestas porque así “controlamos el territorio”.


Publicidad


La protesta pública de los CDR no ha sido la única en territorio aragonés. Nunca hasta el punto de quemar ruedas en mitad de una carretera nacional, pero sí que han visibilizado su apoyo a la república catalana. El pasado mes de octubre, se auto constituyeron los Comité en Defensa de la República en Aragón ‘CDR Aragón’.

Su primer acto fue empapelar con lazos amarillos lugares céntricos de Zaragoza: el Balcón de San Lázaro, el Puente de Hierro, el Instituto Don Pedro de Luna o el entorno de la iglesia de La Magdalena.

E incluso se vieron varios de estos controvertidos símbolos en la localidad oscense de Fraga, muy cerca de la frontera geográfica con la comunidad catalana.


Publicidad


Las organizaciones soberanistas aragonesas que fomentan los CDR en Aragón son viejos conocidos de la izquierda radical en AragónPuyalón, la Red de Solidaridad Popular de Fraga o Purna. Los tres grupos políticos darán apoyo, y difusión, a todas las actividades de los CDR en la comunidad aragonesa.