Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Podemos ha unido sus votos a los del centroderecha del parlamento aragonés para sacar adelante una moción planteada por el PP en la que se pide la reprobación del Gobierno de Aragón por su inacción y falta de interés por dotar a la Comunidad de presupuestos para 2019.

La moción se ha debatido este jueves en el pleno de las Cortes y el PP ha conseguido el respaldo del Partido Aragonés y de Ciudadanos, pero también de Podemos, mientras que la única diputada de IU se ha abstenido y PSOE y CHA han votado en contra.


Publicidad


El diputado del PP Antonio Suárez ha defendido la moción con el argumento de que la “renuncia” del Ejecutivo a presentar un presupuesto, ejercida “con alevosía y premeditación”, refleja su voluntad política de no querer gobernar, dejando “un marrón” al Ejecutivo que le suceda tras las elecciones del 26 de mayo.

Para los populares, sin embargo, no tener presupuesto conlleva consecuencias negativas para Aragón, en tanto en cuanto, según Suárez, no se adaptan los ingresos y los gastos a la realidad “cambiante” de 2019, quedan congeladas las inversiones y los gastos sociales y los créditos disponibles son en muchos casos insuficientes.

Por Podemos, Héctor Vicente ha justificado el apoyo de su grupo a la reprobación en el hecho de que la prórroga es fruto de una decisión “fríamente calculada” del Gobierno, que ha “instrumentalizado” una de las herramientas que tiene a su disposición, las cuentas anuales, en su propio interés.

También ha respaldado la moción de reprobación el PAR, cuya diputada Elena Allué ha advertido de que pronto se verán las consecuencias de la decisión de la izquierda, que ha “renunciado a gobernar” y que “se preocupa mucho en pactar sillones pero poco en llegar a acuerdos en positivo” para el desarrollo de la Comunidad.


Publicidad


El diputado de Ciudadanos Javier Martínez también ha coincidido en criticar la “maniobra política” del Gobierno. Además ha recalcado la “cobardía” del PSOE, que ha dicho que rompió el diálogo con Podemos pero “no se atrevió ” a escuchar a otras fuerzas.

El diputado de CHA Gregorio Briz había reclamado previamente a todos los grupos de la izquierda que no entraran al debate que proponía el PP y que no tiraran piedras contra su propio tejado.