Viernes, 23 de Agosto de 2019

La consejera de Hacienda del ayuntamiento zaragozano, María Navarro (PP), denunció ayer martes que el anterior Gobierno de Zaragoza en Común cerró 2018 con facturas sin contrato por importe de 53 millones y que su predecesor, Fernando Rivarés -ahora en Podemos-Equo-, firmó la “friolera” de 17 millones en los últimos dos meses en el cargo.

En rueda de prensa, después de la primera comisión de su área en este mandato, Navarro insistió en la necesidad de explicar a los ciudadanos la “delicada” situación de las arcas municipales y tachó de “inaceptable” esta práctica.


Publicidad


No obstante, explicó la consejera del PP que es consciente de que este problema no lo van a poder solucionar “en uno ni dos meses” y que, de hecho, es probable que se incremente hasta final de año.

Eso sí, anunció que el nuevo Gobierno va a cambiar el criterio y que los reconocimientos de obligación tendrán que volver a pasar por el Pleno para su aprobación, para garantizar la “máxima transparencia”.

La consejera de Hacienda del Ayuntamiento de Zaragoza, María Navarro (PP) / Ayuntamiento de Zaragoza

En este sentido, la consejera popular sostuvo que, si hubiese una buena contratación municipal, habría un ahorro de entre un 30 y un 35 por ciento en esta materia. Sobre el último informe provisional de la Cámara de Cuentas, María Navarro explicó que pone de manifiesto problemas ya conocidos como la “ingente” cantidad de sentencias condenatorias.

Por ello, acusó a los gobiernos anteriores de utilizar los tribunales como medio dilatorio de pago y se comprometió a intentar evitar esta práctica por todos los medios, estudiando caso a caso si procede recurrir las sentencias.

LA AUDITORÍA MUNICIPAL

Durante el mes de septiembre se conocerán los datos más profusos sobre la realidad financiera del Ayuntamiento de Zaragoza tras 16 años de gobierno de izquierdas. Y principalmente, según ha denunciado la consejera del gobierno PP-Ciudadanos, María Navarro, sobre la herencia de ZEC del último mandato.

Será entonces cuando estén en condiciones de explicar cómo se harán las ordenanzas fiscales y los presupuestos de 2020. En un inicio, según los datos que ya se conocen, el Ayuntamiento cerró el año 2018, último ejercicio contable, con un gasto de 53 millones en facturas sin contrato.

E incluso en los últimos dos meses, denunció María Navarro, el anterior consejero de Hacienda de Zaragoza, Fernando Rivarés (ZEC), firmó 17,9 millones de euros sin contrato en los últimos dos meses.


Publicidad


A su vez, el informe provisional de la Cámara de Cuentas respecto a la gestión de ZEC en 2016 y 2017, apunta a un agujero económico millonario con múltiples problemas de contratación, una ingente cantidad de sentencias condenatorias o un volumen elevadísimo de deuda.

Respecto al nivel de endeudamiento, María Navarro indicó que a fecha de 31 de diciembre de 2018 se sitúa en 863 millones (lo que supone un 116 por ciento). Una situación que impide al Ayuntamiento endeudarse a largo plazo.

LAS FORMAS

En la comisión, María Navarro ha pedido también al resto de grupos políticos un cambio “radical” en las formas y ha advertido de que evitará cualquier insulto y “palabra más alta que otra” o que se ningunee a quien piensa distinto.

Ha defendido, en este sentido, que en un ayuntamiento hay veces que la ideología hay que “guardarla en los bolsillos” y pensar en los ciudadanos