Jueves, 19 de Septiembre de 2019

Este martes comenzó el corte de la línea ferroviaria de Zaragoza a Sagunto (Valencia) para realizar obras de mejora en la vía, que durará tres meses y afectará a unos 60.000 viajeros, según las estimaciones de Renfe, que ha establecido un servicio alternativo por carretera para mantener el servicio a todas las estaciones de la línea.

Sin embargo, la alternativa planteada por Renfe supone un mayor encarecimiento para los usuarios así como un trayecto de más duración. E incluso, según detallan desde Renfe, no se descarta que haya complicaciones por la novedad de la alternativa que implique retrasos.


Publicidad


Así lo explicó en Teruel Rafael Lázaro, responsable de los servicios regionales de Renfe en Aragón, quien ha apuntado que el corte afecta a un total de 17 estaciones.

El plan alternativo busca “adaptarse a cada población”, según Lázaro, por lo que se ha dispuesto dar el servicio en autobuses y en microbuses, así como un teléfono de contacto para cualquier duda.

Así y todo, ha reconocido el responsable de Renfe, todas las opciones suponen “más tiempo de viaje” porque implican tener que entrar a las poblaciones.

MISMO PRECIO

A preguntas de los periodistas, explicó que el precio del billete no se va a reducir porque está determinado por el Ministerio de Fomento y “se trasladó para que lo estudiaran, pero contestaron que no”.

Renfe estima que el corte afectará a 40.000 viajeros de media distancia, los de la línea entre Zaragoza, Teruel y Sagunto, y a 20.000 de la línea 5 de Cercanías de Valencia.

El corte de la línea abarca el periodo del 9 de julio al 5 de octubre y el objetivo de Adif es realizar obras de modernización.


Publicidad


Se prevé reanudar el tráfico de cercanías de la línea C-5 en el trayecto Sagunto-Caudiel a partir del 15 de septiembre.

La inversión se enmarca dentro del Plan Director de esta línea, que tiene previsto invertir hasta 2023 un total de 386 millones de euros, de los que los primeros cien se habrán ejecutado al final de estas obras.

Se trata de una vía única, con un trazado antiguo y pendiente todavía de electrificar que es a lo que se dedicará principalmente la inversión pendiente tras estas obras.

Los trabajos que obligan a cortar la línea consisten en la mejora de terraplenes y la consiguiente eliminación de limitaciones de seguridad, que obligan a ir a 30 kilómetros por hora en algunos tramos, así como la construcción de apartaderos, la ejecución de un nuevo paso inferior en Teruel y la renovación de la superestructura de vía.

FALTA DE PREVISIÓN

El diputado de Ciudadanos en el Congreso, Rodrigo Gómez, reprocha al Gobierno central la falta de medidas para compensar las incidencias por las obras en la línea ferroviaria de Zaragoza a Sagunto por Teruel, que este martes han comenzado con un plazo de tres meses para realizar obras de modernización.

Ciudadanos había preguntado al Gobierno qué medidas pensaba tomar para evitar las afecciones de los usuarios, a los que se les ofrece el servicio por carretera pero con mayor tiempo de viaje, y “la respuesta es alarmante y preocupante”, según Gómez.


Publicidad


Además, critica también que se elijan estas fechas porque son las que menos frecuencia de transporte de mercancías sufre la vía, lo que a juicio de Gómez significa que “el Gobierno no apuesta por esta infraestructura como transporte de pasajeros, sino que es secundario”.

Por todo ello concluye que “se desprecia esta vía”, no se apuesta por “convertirla en un tramo más del eje Cantábrico-Mediterráneo, y solo se aboga por los parches temporales