Sabado, 24 de Agosto de 2019

La primera toma de contacto entre el Partido Popular de Aragón y Ciudadanos ha cogido el ritmo necesario para que se pueda apuntalar un gobierno de centro derecha en la comunidad autónoma. Así se ha demostrado en cada una de las declaraciones públicas de los dos candidatos a la presidencia del Gobierno de Aragón, tanto de los populares como de los naranjas.

Durante casi dos horas, en una recogida habitación del hotel Zentro de Zaragoza, se han reunido los comités de gobernabilidad de ambos partidos.

Entre ellos, a parte de los candidatos Beamonte y Pérez Calvo, del PP y de Ciudadanos respectivamente, también han estado los dirigentes nacionales Javier Maroto (PP) y José María Espejo (Cs).

Éstos dos últimos han abandonado el citado hotel y han declarado a los periodistas que es “un gran inicio de negociación“. Y, a su vez, que el único modelo es el caso andaluz. Un acuerdo de centro derecha, en este caso junto al PAR, sin la concurrencia de VOX en el gobierno.


Publicidad


EL TÁNDEM BEAMONTE – PÉREZ CALVO

En una comparecencia a los medios de comunicación de los dos presidenciables, por separado y en solitario, han desgranado los puntos tratados en la negociación.

El candidato de Ciudadanos al Gobierno de Aragón, Daniel Pérez Calvo, ha salido en primer lugar para apuntar que la negociación “avanza a un ritmo razonable”. 

De la misma manera lo ha destacado el candidato popular a la presidencia del Gobierno de Aragón, Luis María Beamonte, es un intento de acuerdo que “no está hecho para fracasar” centrándose en cuestiones programáticas que, ha asegurado Beamonte, “comparten PP, Ciudadanos, PAR y otras fuerzas políticas”

Por el momento, la buena sintonía programática se ha reflejado en el acuerdo de diez puntos que aprobó la Ejecutiva de Ciudadanos, en el día de ayer.

UN PARTIDO “MODERADO Y  CENTRADO”

La comparecencia pública ha estado trufada de guiños programáticos al Partido Aragonés de Arturo Aliaga. No sólo en cuanto a los diez puntos presentados por Ciudadanos que son asumidos por el Partido Popular, y que entienden ambos que el PAR sería proclive a ello.


Publicidad


“Estamos encantados de abrir a cualquier fuerza política estos puntos con esas características”, ha expresado el candidato Pérez Calvo de Ciudadanos. Por ello, invita a las fuerzas que compartan estos puntos a “un gobierno de coalición de centro moderado”.

Y ha puntualizado: “No contamos con VOX para un pacto de gobierno“. Lo cual Ciudadanos excluye al partido de Santiago Abascal, como ha repetido en anteriores ocasiones, de las negociaciones de gobierno. Ciudadanos pretende, y así lo ha reiterado el Partido Popular, que VOX deberá “sumarse a un proyecto con estas iniciativas” desde fuera.

El Partido Aragonés, según han confirmado ambos candidatos, “está informado de la reunión” y por tanto, a partir de mañana, esperan seducir a los aragonesistas con una batería de medidas con “todos los sabores de Aragón”. Y que no están alejados de gran parte del programa político de las tres formaciones.

SÓLO PROGRAMAS, SIN CROMOS

En la reunión, según han avanzado los presidenciables en la comparecencia pública, no se ha hablado de ningún reparto de instituciones. O cómo se suele decir más coloquialmente: ni cromos ni sillones.


Publicidad


“No tendría sentido hablar de instituciones sin hablar primero de programas”, ha dicho Luis María Beamonte, mientras calificaba al partido aragonesista como “una pieza absolutamente fundamental”

Por otra parte, a preguntas de los periodistas, han aclarado que tampoco han hablado del futuro de la presidencia del Gobierno de Aragón. Un ‘sillón’ que es reclamado por ambos partidos, y por los dos candidatos.

En los próximos días las dos formaciones políticas esperan poner en “un único papel todas las coincidencias” para que el Partido Aragonés pueda “enriquecer” el documento programático.

Por último, el candidato de Ciudadanos ha reiterado la propuesta aprobada por la Ejecutiva nacional en el día de ayer. El partido de Albert Rivera explorará acuerdos de gobierno con el Partido Popular como socio preferente. Y ha recalcado Daniel Pérez Calvo: “No nos planteamos hablar con el PSOE”.