Jueves, 04 de Junio de 2020

Más allá de los efectos más o menos graves causados ​​por el nuevo coronavirus, y por el número de personas infectadas que se actualizan continuamente en Italia con mayor avance que en el resto del mundo, es importante reflexionar sobre cómo la información y la comunicación pública de emergencias italiana están cerca del colapso. 

O más bien, están totalmente fuera de control en una era, la digital, donde reina la transparencia y la abundancia de contenido.


Publicidad


El juego de los números de los infectados, la alarma repentina, la multitud en los supermercados, el cierre y la reapertura y nuevamente el cierre de algunos lugares públicos han mostrado claramente cómo la información se configura hoy como puro “entretenimiento” por un lado, y por otro, como un instrumento capaz de persuadir a la política y la ciudadanía, capaz de gobernar el tiempo y el espacio y de dar el paso o parar a nuestras vidas.

Por lo tanto, hay dos problemas principales que parecen surgir actualmente en el escenario italiano: La sobrecarga de información y el declive de la autoridad de la política italiana.

LA SOBRECARGA DE INFORMACIÓN

De una emergencia total pasamos a una situación de control total de la enfermedad, enemiga solo de alguna persona anciana pobre que ya estuvo en cama durante meses.

La comunicación se confirma como el primer poder en la sociedad de la información. Crear, destruir, recrear, modificar la realidad social. Es cierto, falso, parcialmente cierto, confuso, incomprensible.

Juega con números, conviértete en entretenimiento. El coronavirus se ha convertido en una serie de televisión, todavía estamos en la primera temporada, hay diferentes audiencias que actúan y reaccionan de manera diferente. Imposible no seguirlo ni comentarlo.

“El coronavirus se ha convertido en una serie de televisión. Las diferentes audiencias que actúan y reaccionan. Imposible no seguirlo ni comentarlo”

EL DECLIVE DE LA AUTORIDAD

Está el alcalde que piensa en su comunidad local, la oposición que quiere un gobierno de emergencia, el presidente que pide el máximo poder político.

Quién cierra las fronteras al norte y al sur. Quién roba la amuchina, quién usa la máscara en vivo en la televisión. Los que confunden el racismo con los protocolos técnicos de emergencia. La era del Coronavirus ha comenzado, “peor que el 11 de septiembre“, dicen.


Publicidad


Necesitamos más responsabilidad política, una desaceleración de la movilidad, más confianza y claridad por parte de los operadores de información. Pero sobre todo coordinación y cooperación. La idea de que más información (o la acumulación de información) produce verdad es paradójicamente una mentira.

Cuando no hay dirección, sino improvisación y desorden, se pierde el significadoHay quienes piden transparencia, algunas verdades, pero estas dos cosas no son idénticas.

Las personas tienen miedo del nuevo virus no porque no se vea, sino porque saben que existe. Las instituciones y los periodistas deberían comenzar desde aquí. Habla y actúa considerando que esta nueva enfermedad existe, sin tener en cuenta el hecho de que no se puede ver. Cuanto más intentes ocultar los números o cambiar la narrativa y el significado de las cosas, más aumenta la sensación de conmoción y miedo.


Publicidad


La comunicación (política e institucional) y varios medios tradicionales y digitales deben considerarse “lenguajes y entornos de responsabilidad” hacia la sociedad y por esta razón deben ser estudiados y utilizados, también estratégicamente, pero éticamente y sin improvisación.

LAS CONSECUENCIAS DEL FUTURO

Otro elemento preocupante que aún se tiene poco en cuenta se refiere a las consecuencias psicoeconómicas de los trabajadores, estudiantes y familias enteras.

Hace unos días, en Roma, un niño de 19 años decapitó a su madre después de una disputa y luego intentó matar a su hermana.

“Cuanto más intentes ocultar los números o cambiar la narrativa y el significado de las cosas, más aumenta la sensación de conmoción y miedo”

En Milán, una anciana que estaba en la fila del supermercado se sintió mal y se cayó al suelo, a su alrededor se alejaron inmediatamente impresionados por el evento y por temor a una posible infección. En Salerno una mujer de 53 años obsesionada con las noticias sobre el coronavirus se quitó la vida.

Las nuevas restricciones anunciadas por el primer ministro Giuseppe Conte no son un buen augurioEs claramente difícil predecir el final de todo, muchas medidas tomadas se cambiarán nuevamente en las próximas semanas, pero tener un poco de certeza, una fecha para mantener la esperanza de salir de este túnel, es importante para todos los ciudadanos, incluso si esto luego demostrará ser una ilusión total.

La comunicación institucional carece de puntos de referencia temporales, coraje y riesgo. Desde un punto de vista bioantropológico, el hombre siempre ha tenido una necesidad desesperada de tener puntos de referencia para organizar su vida diaria, cultivar sus pasiones, construir relaciones y administrar sus propios espacios de vida.

Encontrarnos ahora frente a una comunicación fragmentada y confusa y una situación de emergencia global que ha puesto en crisis a médicos e instituciones, así como a obligarnos a vivir juntos, está creando fuertes estados de ansiedad y miedo en jóvenes y adultos. Nadie está excluido.


Publicidad


Y la sensación de opresión debido al aislamiento impuesto puede crear episodios de violencia y fases depresivas, seguidas poco después por una disminución de la autoestima individual y colectiva.

Tal vez ya lleguemos tarde, pero para resolver la futura crisis económica y de salud del país, primero sería necesario sanar estas heridas aún demasiado abiertas en los medios y las instituciones.

Sin embargo, una cosa es segura: con la pandemia, Internet se convierte en una necesidad básica y, en consecuencia, la información es una necesidad primaria de todos los ciudadanos del mundo.

*Giacomo Buoncompagni es estudiante de doctorado en Sociología por la Universidad de Macerata (Italia) y estudiante visitante en la Universidad de Zaragoza. Es experto en comunicación pública y análisis de los medios

Publicidad
No Hay Más Artículos