Miércoles, 16 de Octubre de 2019

El número de donaciones en nuestra Comunidad Autónoma permite satisfacer las necesidades de los hospitales aragoneses, según datos del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón, desde donde se asegura que las aportaciones a otras comunidades autónomas tienen un carácter puntual.

En 2018, por ejemplo, lo que tuvimos que solicitar fuera de Aragón fue bastante reducido: la diferencia es negativa en plaquetas y hematíes, pero una cantidad muy reducida.

Durante 2018 se registraron 42.163 donaciones de sangre en Aragón, apenas un 1,4% menos que el año anterior. Esta cifra, ha permitido llegar a la autosuficiencia, al evolucionar en paralelo con la racionalización de las indicaciones transfusionales, cubriendo las necesidades de los centros hospitalarios aragoneses.


Publicidad


A estas cifras se añade el impulso otorgado a las donaciones por aféresis durante 2018. Cerca de 350 donantes se han sumado ya en nuestra Comunidad Autónoma a este tipo de donación, que permite un mayor rendimiento al extraer solo aquellos componentes sanguíneos necesarios (plaquetas, plasma, hematíes), lo que posibilita a su vez que el donante pueda donar con mayor frecuencia y por lo tanto, se contribuye a su fidelización.

El resultado de su compromiso han sido las 961 donaciones registradas el año pasado, frente a las 266 de 2017, lo que supone un gran avance en este tipo de donaciones.

A excepción de Melilla, Canarias y La Rioja, el resto de CCAA supera en donaciones a Aragón, ocupando el puesto 15 de 18

Asimismo, durante el año pasado, el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón realizó diferentes acciones cuyo fin fue difundir la cultura de la hemodonación, registrándose 4.213 nuevos donantes.

Este tipo de acciones tiene como fin alcanzar la estabilización del volumen de donaciones, atacando de esta manera la tendencia a la baja de los últimos 10 años, periodo en el que el número de donaciones ha caído un 8% (en el 2008 se registraron 45.910 donaciones de sangre por las 42.163 donaciones de sangre en 2018).

Aunque esta reducción podría considerarse una señal inquietante, al presumirse un impacto negativo en la autosuficiencia de nuestra Comunidad Autónoma, los datos de los últimos tres años hacen pensar en una línea más estable y acorde con las necesidades existentes.


Publicidad


En cuanto a la evolución nacional, la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) indicó en 2016 que España tiene 25,41 donantes activos por cada mil habitantes, por encima de la media europea de 22 por cada mil personas.

Sin embargo, Aragón, se encuentra en la parte baja de la tabla en donaciones de sangre respecto al resto de España. En 2017, en España se realizaron 36,3 donaciones por cada 1.000 habitantes.

Extremadura es la comunidad donde su población más donaciones realiza (44,6 donaciones por cada 1.000 habitantes) mientras que Melilla únicamente logra 17,3 donaciones por cada 1.000 habitantes. A excepción de Melilla, Canarias y La Rioja, el resto de CCAA supera en donaciones a Aragón, ocupando el puesto 15 de 18.

La sangre, tan necesaria en nuestro organismo, no es posible producirla, solo se puede obtener a través de donaciones

Aun así, hay que destacar el índice de donaciones de Teruel a la cabeza en el ranking provincial. En 2017, en Aragón se registraron 32,6 donaciones por cada 1.000 habitantes. Las diferencias entre las tres provincias aragonesas son considerables.

La población turolense es la que más donaciones realiza en relación con su población (47,3 donaciones por cada 1.000 habitantes), Huesca se sitúa a la cola con 17 donaciones por cada 1.000 habitantes, mientras que Zaragoza se sitúa entre ambas con 34,2 donaciones por cada 1.000 habitantes. 

En términos absolutos, Zaragoza es la que registró un mayor número de donaciones (32.061), seguida por Teruel (6.012) y Huesca (4.090).


Publicidad


Les animo a aquellos que no estén familiarizados con las donaciones de sangre a que den el paso para hacerlo por primera vez, especialmente a nuestros jóvenes para así garantizar un relevo generacional.

La sangre, tan necesaria en nuestro organismo, no es posible producirla, solo se puede obtener a través de donaciones.

Estoy convencido de que con el excelente trato que se recibe por parte de la plantilla y las facilidades que dan a los donantes (por ejemplo, en Zaragoza hay parking gratuito en el centro de Duquesa Villahermosa), quienes decidan dar el paso de ser donante de sangre, acabarán haciendo de éste un hábito solidario tan necesario.

*Enrique Briega es analista financiero, miembro de CFA Society Spain y MBA por IESE