Domingo, 15 de Septiembre de 2019

Estos días, de campaña electoral, se ha vuelto a cruzar la ‘lucha por la eutanasia’. Este es un tema recurrente y espinoso. Nuestro ordenamiento jurídico no contempla la eutanasia, con lo cual suele contemplar la acción como delito.

Dado que el Derecho Penal se dedica a la protección de los bienes jurídicos de relieve para la Comunidad: ¿es de relieve imputar de posible delito al cuidador de un tetrapléjico que le ha pedido expresamente que le ayude a quitarse la vida?

Es que un tetrapléjico no puede hacer nada. ¿Esto indigna a la Sociedad? Yo creo que hay que dar respuesta legal a estos casos. No se puede dar el cerrojazo por respuesta. Ahora bien, una cosa es regular y otra, muy distinta, es que la ley sea obligatoria y aquí caigamos todos uno tras otro.


Publicidad


La Sociedad ha de ser adulta, y seguir facilitando acceso, atención y cuidados de modo que nadie quiera aplicarse la eutanasia por considerarse una carga sin sentido.

La Sociedad no sabe qué hacer, le supera el Dolor. Lo mejor es abstraerse de que el olor existe, pero esto no es así. El Dolor existe, existirá y lo vemos. Con sólo encender la TV vemos dolor.

Procuramos que sea siempre de otros y que esté lejos, pero cuando vamos al gimnasio vemos que un amigo no viene porque le han despedido del trabajo, te llaman y te cuentan que otro tiene un cáncer, otro se acaba de separar de su mujer, etc… El Dolor en sus diferentes grados.


Publicidad


Cierto que la Sociedad debe dar una salida institucional a todo dolor, pero el Dolor sólo se cura o atenúa con el acompañamiento y el cariño. No pensemos que acaba con el Dolor una mera regulación legal; las leyes no dan para tanto. Hemos de superar esa creencia, tan española, del poder taumatúrgico de las leyes.