Lunes, 02 de Agosto de 2021

La paz llegará, cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros. La frase de la Primera Ministra de Israel Golda Meir describe a la perfección la imagen que por desgracia ilustra en los últimos días lo que está ocurriendo en Israel, miles de cohetes disparados por terroristas de Gaza contra civiles que son defendidos por su país.

En apenas 5 días más de 1.800 cohetes han sido disparados desde un territorio teóricamente aislado con el único objetivo de causar daños a la población civl y conseguir un resultado más que obvio, que Israel se defienda.

¿Qué esperarías de tu país si una banda terrorista atacara indiscriminadamente tus ciudades provocando muertes de civiles inocentes? ¿Qué crees que Israel, única democracia de su entorno, debe hacer cuando es atacada sin descanso por aquellos que tienen como único objetivo el  exterminio de su población?

Israel tiene el derecho, sino la obligación, de defender a sus ciudadanos contra el terror, de defender un estilo de vida que es el nuestro, basado en el respeto a los derechos humanos, la libertad y la igualdad, de aquellos que gobiernan con mano de hierro manchada de sangre  todos  los países o territorios de su entorno.

“No hay equidistancia posible, cuando Israel se defiende, nos está defendiendo a todos. Cuando Israel es atacada, estamos siendo atacados todos”

No es solo porque el terrorismo de Hamas haya iniciado una vez más la confrontación, sino por el hecho de que están cometiendo el doble crimen de asesinar a civiles israelíes mientras usan a su propia población  como escudos humanos.

Los que atacan a Israel hoy son los mismos que generaron muerte y destrucción en Nueva York, Londres, París o Madrid, quienes buscan la desaparación del legítimo estado de Israel quieren el fin de nuestra forma de entender la vida, por eso, hoy más que nunca todos, desde luego España, somos Israel. No hay equidistancia posible, cuando Israel se defiende, nos está defendiendo a todos. Cuando Israel es atacada, estamos siendo atacados todos.

Cerca de 3.000 cohetes fueron lanzados desde Gaza e Israel activó su escudo antimisiles /ANAS BABA/AFP

Asisto con estupor a muestras de solidaridad desde España de aquellos que en Gaza, Líbano o Siria serían ejecutados por pensar, querer o vivir de una manera diferente a la única que la Sharia permite. El mismo estupor que me obliga a denunciar el silencio cómplice del Gobierno de España, secuestrado probablemente por una izquierda radical que siempre mostró ridícula simpatía por estructuras que violan los derechos humanos de manera sistemática en Oriente Medio.

Como activo defensor de las relaciones entre España e Israel, así como de los derechos humanos y los valores compartidos en defensa de sus posiciones en Oriente Medio, afirmo mi apoyo inquebrantable y firme al Estado de Israel en esta hora de necesidad. Lamento todas las víctimas, tanto israelíes como palestinas, pero ahora como siempre, es el momento de la claridad moral contra los terroristas de Hamas respaldados por Irán en Gaza. Hoy más que nunca, Israel es España.

Pedro Navarro López es Diputado en el Congreso por Zaragoza y Miembro del Transatlantic Institute (American Jewish Comitee)

Publicidad