Martes, 25 de Febrero de 2020

Lo estamos poniendo difícil, está claro. La izquierda en el Ayuntamiento de Zaragoza se mueve a base de titulares de brocha gorda, brochazos sin ningún tipo de precisión. Qué bajamos los impuestos a los ciudadanos, “ultraderecha”, qué presentamos el mejor presupuesto social de la historia de Zaragoza, “ultraderecha”, qué destinamos más dinero para asfalto y aceras, “ultraderecha”.


Publicidad


El titular está preparado mucho antes de tomar decisiones, mucho antes de presentarlas. Si a eso sumamos que el líder de la oposición en el Ayuntamiento de Zaragoza se llama Alberto Cubero y ostenta el cargo de Secretario General del Partido Comunista en Aragón, lo tenemos claro: la oposición en el consistorio zaragozano está desnortada, no hay proyecto y, por tanto, no hay propuestas constructivas de izquierdas al Gobierno de la ciudad.

Llegamos al Gobierno de Zaragoza hace seis meses. El inicio fue duro, muy duro. Nos encontramos una situación desastrosa que la propia Intervención del Ayuntamiento puso sobre la mesa. Nuestro presupuesto estaba condicionado por los compromisos del anterior gobierno. En total 102.722.910 de euros.

“El líder de la oposición en el Ayuntamiento de Zaragoza se llama Alberto Cubero y ostenta el cargo de Secretario General del Partido Comunista”

A pesar de este mazazo, hemos sacado las “facturas de los cajones”, hemos amortizado deuda para poder acceder a un Fondo de Impulso Económico, hemos aprobado unas ordenanzas fiscales que bajan impuestos a todos los zaragozanos, en especial a los emprendedores, los comerciantes y las familias numerosas y hemos reducido el periodo medio de pago. Y la izquierda… saca la brocha gorda.

Luchamos por aquello que creemos es lo mejor para Zaragoza. Por eso no hemos dudado en dejar de lado los prejuicios políticos y entablar conversaciones con el Gobierno de España. En concreto, con el Ministerio de Hacienda que, el pasado 17 de enero, dio luz verde para que el Ayuntamiento de Zaragoza redujese la deuda imputada del tranvía.


Publicidad


Retiramos el recurso contencioso que interpuso Zaragoza en Común, explicamos nuestro punto de vista, presentamos la documentación requerida y conseguimos el logro: 62 millones de euros menos, de 185 a 163,3 millones de una tacada. Sin duda, el mayor logro económico de la ciudad de los últimos años.

“Luchamos por aquello que creemos es lo mejor para Zaragoza, por eso no hemos dudado en dejar de lado los prejuicios políticos”

Esta rebaja nos va a permitir situarnos a finales de 2020 en un ratio de endeudamiento inferior al 95% cuando el límite legal está en el 110%. ¿Qué supone? Que en 2021, Zaragoza podrá solicitar préstamos para inversiones financieramente sostenibles, consignar, en futuros presupuestos, inversiones con cargo a deuda, mejorar las condiciones para operaciones de tesorería, asegurar el Plan de Disminución de Deuda y asegurar una planificación financiera a largo plazo. Y la izquierda… saca la brocha gorda.

El último brochazo lo han pegado durante la aprobación del Presupuesto para 2020. Desde hace dos años la ciudad no cuenta con un presupuesto aprobado. Hemos presentado un documento que acaba con las infradotaciones, las partidas aumentan para las aceras, el asfalto o los parques.

Además, impulsamos la cultura, muy diferente a la sectaria practicada por el anterior consejero, Fernando Rivarés, y presentamos el mayor presupuesto de acción social de la historia de la ciudad. A nuestro presupuesto le respaldan las cifras, pero aún así… la izquierda saca la brocha gorda.

El Gobierno de Zaragoza tiene una estrategia clara: cumplimos programa, trabajamos y lo contamos a los ciudadanos. Cualquier propuesta es bien recibida. Huimos de los complejos ideológicos, de hecho hemos admitido enmiendas a las cuentas de la ciudad para 2020 de todos y cada uno de los grupos políticos con representación en el consistorio.


Publicidad


Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de los zaragozanos y zaragozanas y en ello vamos a seguir. Basta ya de eslóganes de brocha gorda. Frente a los brochazos, crítica constructiva y trabajo por la ciudad. Nosotros, como estos seis primeros meses, seguimos en ello.

Publicidad
No Hay Más Artículos