Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Hoy en día entre Papa Noel y el amigo invisible, los Reyes Magos tienen mucha competencia, pero para los que aún creemos en la Noche mágica de Reyes sabemos que ya están en camino, falta poco para que vengan y hay que preparar las cartas para que acierten con sus regalos.

Primero toca pensar qué tal nos hemos portado este año. Si hemos sido buenos, solidarios, amables, simpáticos, trabajadores, educados, responsables… y si hemos fallado en algo seguro que aún estamos a tiempo de mejorar estos días de Navidad.

También son días de mirar y remirar catálogos de juguetes y regalos buscando cuál pedir.


Publicidad


Es importante que sus majestades los Reyes Magos de Oriente nos conozcan muy bien a cada uno, tanto a los niños como a los adultos, pero cómo son magos seguro que saben qué es lo mejor para nosotros. Conocer los gustos, las edades, las preferencias de cada uno a veces no es tarea fácil, pero para eso cuentan con buenos asesores muy cercanos, que les van informando. 

Han de buscar un regalo que emocione, ilusione, divierta y a la vez que sea educativo o nos ayude a mejorar en alguna habilidad, puede que conseguir todo en uno sea complicado, pero se puede encontrar. 

Como nos quieren mucho, evitaran regalos sexistas o que fomenten la violencia y también los buscaran que cumplan las normas de seguridad vigentes para que nadie corra peligro o se lastime, evitando encontrarlos en comercios de bajo costo y poca calidad.

Los tiempos cambian y aparecen nuevos juguetes y regalos. El campo de las tecnologías parece que va ganando terreno entre las preferencias. Pero los Reyes Magos  saben qué tanta tecnología no es buena y que luego estamos todos enganchados tanto niños como grandes y nos perdemos muchas cosas divertidas que nos enriquecen y aportan más.

También saben que hay tiempo para todo y que los más pequeños ya tendrán muchos años de pantallas cuando crezcan, por eso buscan lo mejor para cada edad. 

Es bueno que en casa haya un poco de todo, no pueden faltar juegos de mesa, juegos manipulativos, de construcciones, que desarrollen nuestra imaginación, juegos simbólicos, juegos de animales, de personajes o muñecos, juegos deportivos, juegos de equipo, juegos que nos ayuden a desarrollar nuestros sentidos y nuestro cerebro. Pero todo no se puede tener, las habitaciones de los niños no tienen que ser sucursales del las jugueterías y mucho menos el día de Reyes. 


Publicidad


La publicidad muestra muchas veces una falsa realidad del juguete, que en la imaginación de los niños, se crean unas expectativas poco reales. Menos mal que los Reyes Magos son muy listos y no se dejan engañar, por eso es importante el papel de los asesores que pueden orientar y hacer ver como son realmente esos juguetes.

Los Reyes Magos también saben que el mejor regalo es el tiempo que se pasa en familia, todos juntos jugando o realizando actividades y es que en el fondo el mejor regalo para los hijos somos sus padres y para los padres son los hijos.

Los Reyes Magos para los adultos también tiene siempre un regalo, algo especial, pensado y buscado con cariño, a veces puede que les pillen las prisas y en alguna casa como las de los abuelos, dejen un sobre con dinero, que claro no tiene tanto encanto, ni magia cómo la sorpresa del regalo y es que a veces somos tantos, que no llegan.

Queridos lectores, os animo a seguir siendo buenos y agradecidos, a seguir creyendo en la magia, ya que los Reyes Magos están cerca y se esfuerzan un montón cada año para elegir ese regalo tan especial para cada uno de nosotros.

¡Feliz Navidad!

*Cristina Gil Gil es autora del libro La profe responde y del blog Ideas para crear y disfrutar