Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Si es un clásico es porque no se puede mejorar, reza el dicho que se aplica a numerosas artes: la música, la literatura, el cine… En el caso de la gastronomía, suele ocurrir lo mismo, a pesar de que la cocina fusión parezca haberlo invadido todo.


Publicidad


Nada más antiguo, y noble, que colocarle alimento a un trozo de pan. Un gesto que ha sacado adelante a muchas generaciones hambrientas y que ha hecho disfrutar a otras tantas porque nada es comparable a este bocado cuando está bien hecho.

La bocadillería Mostaza nació en 1991, en un rincón del centro de Zaragoza y cumple a la perfección este refrán. Desde su nacimiento siempre entendieron que el bocadillo es un arte y no un concepto de fast food: calidad, producto, distinción.

UN CLÁSICO

Treinta años más tarde parece que hayan parado el tiempo: la carta sigue siendo la primigenia; la calidad de la carne, exquisita; varios de los profesionales de la hostelería que allí atienden llevan más de una década.

Conocen el nombre de muchos clientes como el número al que corresponde cada bocadillo del que toman la nota, porque “así es más rápido”, nos cuenta Ruth. Su forma de tirar la cerveza es una de las más famosas de Zaragoza, sin ser una cervecería.

La tarta de queso, único postre de su carta, supera al de la mayoría de establecimientos pasteleros. Y sus mostazas, mayonesas o la salsa de roquefort que acompañan los diferentes bocadillos tienen algo absolutamente insólito en estos tiempos que corren: son caseros. Las hacen ellos mismos.


Publicidad


Las estrellas, tras casi 30 años, siguen siendo sus hamburguesas, el pollo con queso, las patatas fritas y unas salchichas embutidas en tripa de cerdo natural y ahumadas con madera de haya que son una referencia.

Todo ello, acompañado de una limpieza impoluta. Todos los días limpian el local, plancha y utensilios que se utilizan para la cocina cuando cierran. Son las dos de la mañana. La tradición también está asociada al nombre. “Bocadillería y no bocatería“, nos matiza Adrián, puesto que el pan es de panadería, diario. Nada de bollos, chapatas o baguettes rápidos y almacenables tan de moda en las nuevas cadenas.

ENTRE LAS 25 MEJORES DE ESPAÑA

Para la biblia de la gastronomía y el turismo, la revista Traveler (Grupo Conde Nast, matriz de Vogue), el Mostaza es una de las 25 Mejores Hamburguesas de España. El Economista la colocó hace menos de un año como la referencia en Aragón. Y aquí en su tierra, portales como Enjoy Zaragoza y High Grossery no han hecho más que colmarlo de medallas.

Para los lectores de Enjoy Zaragoza, con más de 150.000 seguidores en sus redes sociales, este pequeño local tiene las mejores hamburguesas, salchichas Frankfurt y patatas fritas de la región, y una de las 5 mejores tartas de queso. Son legión.

High Grossery fue capaz de inventarse una hamburguesa (con salsa roquefort y bacon) que comenzó siendo pedida por sus seguidores a los camareros y acabó ‘profanando’ su carta de tanto uso cotidiano: “siempre nos la han pedido así, y acabamos colocándola”.


Publicidad


El principal problema que tendrán los neófitos es que, dependiendo de la hora y el día que quieran cenar, no encontrarán sitio o tendrán que esperar (sobre todo entre las 20:30 y las 22:30). La última de sus peculiaridades es que en el Mostaza no se reserva. ‘El mejor ejemplo de que las cosas bien hechas no necesitan publicidad’ reza su web.

“De todas las historias y personas que pasan por aquí siempre nos emociona la de una familia que todos los años, por Navidad, hace el recorrido de Barcelona a León para pasar la Nochebuena en casa. Paran en Zaragoza, cenan y continúan su camino… hasta el año que viene. Su hijo crece de año en año una barbaridad”, nos dicen entre risas.

Casi 30 años más tarde parece que el reloj se haya parado en este rincón de la calle Dato adornado de cientos de botes de mostaza. Los únicos que cambian son sus clientes. Muchos llevan a sus hijos, ahora, allí donde iban cuando salían de la universidad de Zaragoza siendo estudiantes.

Y es que es curioso regresar a casa, todo está igual, huele igual y te hace sentir igual -cuenta Benjamin Button-  Te das cuenta de que el único que ha cambiado eres tú.

La bocadillería Mostaza está en la calle de Dato, 8. Zaragoza. Teléfono: 976 225 158 Horario: de 18.00 a 02.00. Todos los días de la semana



Contenido patrocinado

loading...
No Hay Más Artículos