Martes, 04 de Octubre de 2022

La gastronomía aragonesa está de enhorabuena. Este lunes, y con Carlos Latre como maestro de ceremonias, la Guía Repsol otorgó sus nuevos soles en una gala celebrada en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, y nuestros restaurantes no podían salir mejor parados. En la provincia de Zaragoza, Cancook asciende de categoría al lograr su segundo sol, y Gamberro, obtiene el primero.

Publicidad

En el caso de la provincia de Huesca, el restaurante Callizo, en L’Ainsa, y Vidocq, en Formigal, consiguen un sol cada uno. Con estas nuevas incorporaciones, Aragón suma un total de quince restaurantes galardonados y hasta dieciséis soles, consolidando así la inclusión de nuestra Comunidad Autónoma en los circuitos de turismo gastronómico. 

CANCOOK, LA ESTRELLA DE LA GUÍA EN ARAGÓN

Cancook Zaargoza

Este restaurante es el único de Aragón que ha conseguido los 2 soles / Cancook

En el caso de Cancook, el restaurante está en plena ebullición. Tal y como informamos hace un par de semanas, Cancook, además de mantener su local en Juan II de Aragón bajo el nombre de Es.table, está a punto de inaugurar un nuevo restaurante en León XIII.

Desde Repsol, reconocen los méritos de Ramcés González y Diego Millán, responsables de cocina y sala al defender una cocina vanguardista en la que prima el producto aragonés, plasmando su visión de la misma en “menús degustación de diferente extensión, cuyo ánimo es no dejar indiferente al comensal con constantes juegos y contrastes de sabor, textura y temperatura”.

GAMBERRO, LLAMATIVAS Y COLORISTAS

Guía Repsol Aragón

Gamberro logra su primer Sol / Repsol

Gamberro consigue su primer Sol Repsol gracias a la irreverencia y la vanguardia de FrancheskoVera. Desde el restaurante de la calle Bolonia, Gamberro pone en práctica “el atrevimiento y el descaro con sensatez, para concebir un único menú degustación de presentaciones llamativas y coloristas, apoyado en tres pilares fundamentales y confesables: producto, técnica y concepto”, explican desde Repsol.

CALLIZO, UN CLÁSICO AL QUE SIEMPRE VOLVER

Restaurante Callizo

La cocina de montaña le ha valido obtener un Sol Repsol / Callizo

Situado en Ainsa, Callizo es un clásico en la comarca del Sobrarbe. Desde este restaurante situado en la plaza Mayor de esta localidad pirenaica, los cocineros Josetxo Souto y Ramón Aso ofrecen una “cocina técnica y emocional de montaña muy pegada a las raíces, al río, a la huerta, al bosque… dando prioridad a los productos de su comarca“, tal y como señalan desde la Guía Repsol.

VIDOCQ, LA APUESTA MONTAÑESA

Vidocq

Vidocq ha llevado los Soles hasta Formigal / Repsol

Además de los restaurantes urbanos, Repsol está apostando por descubrirnos auténticas joyas en el territorio. Vidocq, situado en Formigal, y a cuyo frente está Diego Herrera, se ha hecho con los críticos de Repsol por su autenticidad al transmitir detalles de su ubicación, los orígenes y los viajes del cocinero bilbaíno mediante una cocina que se fundamenta en la esencia y en la que priman los productos locales.

LOS SOLES DE ARAGÓN QUE MANTIENEN SU POSICIÓN

Además de Cancook, Gamberro, Callizo, y Vidocq, Repsol ha decidido mantener sus soles en los restaurantes Absinthium, El Chalet, Gente Rara, La Senda, La Prensa y Quema en Zaragoza, El Batán (en Tramacastilla), el Lillas Pastia y Tatau en Huesca, y Venta del Sotón, en Esquedas. El lado negativo de la Guía Repsol 2022 lo tenemos en la ciudad de Zaragoza, donde el restaurante Novodabo ha perdido uno de sus dos soles.

Un año más, la Guía Repsol ha apostado por incluir en su guía restaurantes que apuestan por el producto local, sin olvidar la innovación y la cocina con las técnicas más actuales. Además, Repsol también presta mucha atención a los vinos del entorno de los restaurantes, y a los maridajes con los platos.

“Vivimos un claro Renacimiento en las cocinas. Nos gusta formar parte de este ambiente efervescente y estamos orgullosos de todos los cocineros y restaurantes que se suman en este 2022 a la familia de los Soles Guía Repsol”, explicó la directora de Guía Repsol, María Ritter.

Publicidad