Viernes, 24 de Septiembre de 2021

La hostelería zaragozana se ha visto afectada estas últimas semanas por la crisis sanitaria originada por la pandemia del coronavirus (COVID-19), que ha provocado la suspensión de la actividad de la inmensa mayoría de los establecimientos hosteleros.

Según una encuesta elaborada por la Asociación Profesional de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia entre sus asociados, para el 86,32% de los establecimientos que han participado ha supuesto la suspensión total de la actividad, mientras que tan solo el 13.68% ha suspendido su actividad ordinaria, pero continúa prestando exclusivamente servicios de entrega a domicilio.

Esta situación es delicada para todas las empresas, pero en especial para un sector en el que la gran mayoría de los negocios son pymes o micropymes.

De hecho, el 14% de los encuestados no tienen ningún trabajador y el 40% cuenta con entre 1 y 5 empleados. Tan solo el 23% tienen de 5 a 10, el 11% de 10 a 15 empleados y el 12%, más de 15 trabajadores.


Publicidad


En relación a las medidas para flexibilizar los mecanismos de ajuste temporal de actividad para evitar despidos y garantizar la viabilidad de sus negocios, previstas en el Real Decreto – Ley 8/2020, de 17 de marzo, el 65% de los encuestados han tenido que realizar un ERTE por fuerza mayor para poder afrontar la situación, mientras que el 18% han realizado un ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, el 13% ha optado por el cese de la actividad y el 3% por la reducción de la actividad de empresa.

LA NECESIDAD DE AYUDAS

En cuanto a las tres medidas que consideran más importantes para ayudar a las empresas y autónomos en esta situación de crisis, el 53% reclaman medidas fiscales sobre impuestos estatales, mientras que un 50% reclama deducciones o bonificaciones en la cuota de autónomos, el 42% reclama deducciones o bonificaciones en la Seguridad Social de sus trabajadores y el mismo porcentaje pide la suspensión temporal del pago de los alquileres.

Un 37% solicitan ayudas directas a las empresas y hasta un 27% consideran necesarias medidas fiscales sobre impuestos locales, como el IBI o el de veladores.

Ahora mismo, las principales preocupaciones de los hosteleros encuestados son la supervivencia de la empresa (50%), la evolución sanitaria del coronavirus (48%) y las ventas y reducción de demanda cuando acabe el estado de alarma (17%).


Publicidad


Con vistas a la recuperación de la situación económica una vez superado el COVID-19, el 50% de los hosteleros consideran que la recuperación será a largo plazo, mientras que el 42% esperar una recuperación a medio plazo. Solo el 5% cree que la economía se recuperará rápidamente.

Para José María Marteles, Presidente de la Asociación de Cafés y Bares, “nos preocupa especialmente el hecho de que un 13 % de los encuestados ya haya optado por el cese de actividad de su negocio. Esto evidencia la crudeza de la situación real que están atravesando las empresas”.

Publicidad