Domingo, 01 de Agosto de 2021

Para quienes trabajan el chocolate, la Semana Santa es una de las épocas más bonitas del año. Es lo que sucede en Pastelería Ascaso, donde las monas de Pascua se elaboran de forma totalmente artesanal, con cariño y con el mejor chocolate.

Sura Ascaso es la responsable de Desarrollo de Negocio y forma parte de esta familia que está al frente de una de las pastelerías más legendarias de Aragón. Estos días, disfrutan viendo cómo los niños se ilusionan pegados al escaparate, deseando poder comerse una de sus monas. No les da ninguna pena lo bonitas que quedan, las devoran en cinco minutos”, asegura Sura, entre risas.

Quizás si supieran el trabajo que cada una de esas figuras de chocolate lleva detrás, tendrían más piedad. Junto con las creaciones de estética ovalada más clásicas, con el paso de los años Ascaso se ha ido adaptando a las tendencias. Cada año diseñan monas de Pascua nuevas y también las hacen por encargo.

Sus cisnes de ‘monas de pascua’ son toda una obra de arte / Pastelería Ascaso

Por sus dimensiones, destacan un cisne de 40 centímetros de alto y 50 de largo, o el barco pirata, cuyo mástil mide 50 centímetros y de proa a popa van unos 60. Con semejante tamaño no es de extrañar que estas creaciones pasen de los dos kilos de peso. Dos kilos de los mejores chocolates, tratados con sumo cuidado. Cada una de estas monas lleva detrás unas 14 horas de trabajo”, indica Sura.

En el proceso intervienen varias personas, desde el maestro chocolatero que diseña las piezas que componen el conjunto y las decora, hasta quienes las crean y las van uniendo como si de un puzzle se tratara.

Este año, Pastelería Ascaso ha querido rendir homenaje a los profesionales que han velado por el ciudadano durante la pandemia. Para ello, han diseñado una serie de monas de Pascua representando a los servicios esenciales. Está el osito con uniforme de policía, el sanitario y el hostelero. Por su estética, gustan mucho a los niños, pero a los mayores también nos hace ilusión”, asegura.

Y si gusta su diseño, su sabor es de otro mundo. La culpa de ello la tiene la materia prima con la que se elabora todo en las Pastelerías Ascaso. El cacao que empleamos se cultiva de forma sostenible, garantizando tanto la calidad del producto como la estabilidad de los productores locales. Para nosotros es importante que se cuide su forma de vida, porque además son quienes tienen los secretos para sacar lo mejor del cacao”, explica Sura.


Publicidad


Como resultado de este sumo cuidado en la producción de la materia prima, el chocolate que se emplea en Ascaso para todas sus creaciones está elaborado con productos 100% naturales, sin conservantes y los pocos colorantes que lleva también son naturales.El chocolate se trabaja de manera artesanal y de una forma muy honesta desde el primer momento. Es un proceso supervisado desde la plantación hasta el final”, añade.

Tanto las monas de Pascua como el resto de productos de chocolate de la Pastelería Ascaso están elaborados con cacao puro de la marca francesa Valrhona. Cultivarlo de manera socialmente responsable garantiza la sostenibilidad de sus casi 19.000 productores y también del medioambiente. Una filosofía de trabajo que, al final del camino, se nota hasta en el paladar.

*Las monas de Pascua de Ascaso se venden en sus tiendas de Huesca (Coso Alto, 9), Zaragoza (Arquitecto Yarza, 5) y Madrid (Zurbano, 25). Se pueden enviar a domicilio en estas tres ciudades (consultar modelos y precios en www.pasteleriaascaso.com).

Publicidad