Miércoles, 22 de Septiembre de 2021

La guía Michelin de España y Portugal 2021 tiene más estrellas aragonesas. Y más que merecidas. En un año con gran incertidumbre sobre la actividad hostelera y con grandes restaurantes que han tenido que cerrar sus puertas por la pandemia (por ejemplo, el primer restaurante que logró en España tres estrellas Michelin, Zalacaín, en Madrid), la lista de los mejor valorados apenas ha cambiado.


Publicidad



Publicidad


Pero Aragón sí que ha ganado más estrellas para seguir siendo una comunidad que se implica en establecimientos de calidad, valorando el producto local y con una materia prima que cada año sorprende más. En el caso de Huesca, que arrasa a las otras dos provincias aragonesas, cuenta con cuatro restaurantes con estrella Michelin, con una en cada caso.


Publicidad


LOS RESTAURANTES MICHELIN EN ARAGÓN

Cancook (Zaragoza)

Un lugar de vanguardia / Cancook

No hay nada mejor que tomar un elaborado tartar, una sorprendente chuleta o un generoso laing. Sus atrayentes helados, sus singulares gofres y sus caseros donuts son la guinda a su menú. La carta de vinos es muy extensa: hay que satisfacer las necesidades de todos los invitados. Si eres de los que disfruta de un delicioso café cortado, es muy posible que te encante este lugar. Por si todo esto fuera poco, su personal es acogedor. Su sofisticado servicio es un bien conocido añadido.

Los precios de este lugar se dice que son razonables. Una decoración admirable y su ambiente cuidado ayudan a sus clientes a sentirse relajados. El menú degustación ronda los 85 euros.


Publicidad


La prensa (Zaragoza)

Un indispensable en la gastronomía de Zaragoza / HOY ARAGÓN

Lo que despuntando los años 70 empezó siendo un despacho de vinos se convirtió, poco a poco, en un restaurante de referencia para la gastronomía maña. Aquí, el tándem formado por la chef Marisa Barberán y su marido, David Pérez (jefe de sala y sumiller), ha dado alas a una casa que hoy construye su filosofía desde un precepto claro: el amor por el trabajo bien hecho.

En su comedor, minimalista con detalles de diseño, podrá degustar una cocina actual-creativa basada en dos menús degustación. Las raíces de su propuesta beben de la honestidad, de utilizar los mejores productos de temporada que da esta tierra y del pleno dominio de las técnicas actuales, pues estas permiten jugar con los sabores, los colores y las texturas en favor de unos platos mucho más vanguardistas y expresivos. Los menús van desde los 70 a los 95 euros.

Lillas Pastia (Huesca)

Carmelo Bosque, chef de Lillas Pastia / HOY ARAGÓN

Este elegante restaurante, con cuyo nombre recuerdan a uno de los personajes de la famosa ópera Carmen (Georges Bizet), se ha convertido en una de las referencias nacionales cuando hablamos del hongo “tuber melanosporum”, pues la Trufa Negra de Huesca está viviendo años de incesante popularidad. El chef Carmelo Bosque, muy vinculado también a distintos proyectos de inclusión en el mundo de la cocina de personas con discapacidad intelectual (como el Club Inclucina), propone aquí una gastronomía de tinte moderno, basada tanto en la estacionalidad como en la utilización de los mejores productos autóctonos. El coste por comensal va de los 45 a los 75 euros.


Publicidad


Tatau Bistro (Huesca)

La explosión de sabor entre lo sofisticado y lo transgresor / HOY ARAGÓN

Este sorprendente gastrobar en el corazón de Huesca refleja el proyecto, ya maduro, de una pareja (el chef Tonino Valiente y su mujer, Arantxa Sáinz) que ha apostado siempre por la personalidad, diferenciándose de los establecimientos del entorno con un toque más transgresor.

El nombre de Tatau enlaza con el propio carisma del chef y sus tatuajes, pues este defiende que los pasos que ha dado en la vida han dejado una “marca” y una historia descifrable a través de sus creaciones. Una llamativa barra y mesas altas, todo pensado para que el cliente disfrute de sus tapas y raciones mientras ve el proceso de elaboración; aunque también es inevitable dejar volar la imaginación observando los divertidos detalles decorativos del local. El menú degustación precisa reserva anticipada y tiene un precio que oscila de los 65 a los 100 euros.


Publicidad



Publicidad


Callizo (Aínsa, Huesca)

El sabor del Pirineo en un mantel / HOY ARAGÓN

El restaurante, ubicado en una céntrica casona de piedra que sorprende por su moderna estética interior, participa activamente de la propuesta, pues esta se traduce en un recorrido por el edificio descubriendo, por etapas, la esencia de esta tierra; eso sí, sin cerrarse las puertas a guiños culinarios de otras partes del mundo. Platos bien resueltos, texturas delicadas, contrastes acertados… todo a través de dos menús degustación (Tierra y Piedras) que enarbolan la bandera de lo que aquí llaman “cocina tecno-emocional de montaña”. El precio entre los dos menús es de 70 a 90 euros.

Espacio N (Esquedas, Huesca)

Un sitio único y delicioso en el kilómetro 14 de una nacional / HOY ARAGÓN

Es tremendamente singular este restaurante pues se presenta como un espacio vanguardista independiente dentro de uno de esos restaurantes aragoneses de toda la vida (La Venta del Sotón). El Espacio N se localiza en la planta superior del edificio, en una sala moderna-minimalista donde el diseñador Julio Luzán, responsable de los decorados del parque “Ferrariland” o de la exitosa serie “Juego de tronos”, ha dado rienda suelta a su imaginación con el único propósito de transmitir sensaciones a los comensales.

Aquí, el chef Eduardo Salanova nos conquista con una cocina creativa y técnica que sabe mirar hacia atrás, actualizando y en ocasiones reinventando el rico legado culinario aragonés a través de un menú degustación sorpresa. El precio por comensal es de 85 euros.


Publicidad


Hospedería El Batán (Tramacastilla, Teruel)

La innovación no está reñida con la tradición / HOY ARAGÓN

Este singular restaurante, en plena Sierra de Albarracín, ocupa lo que otrora fue una fábrica de lanas, de ahí su nombre y su situación junto al cauce del Guadalaviar. El encanto del edificio es indudable pues conserva la estructura original y se asienta en un entorno natural con saltos de agua.

En su elegante comedor, rústico-regional, podrá degustar las sabrosas elaboraciones de María José Meda, una mujer autodidacta que rompe los moldes de lo que se acostumbra a comer por estos parajes. Desde la coherencia, la chef propone una cocina actual, con toques creativos, que ensalza las materias primas de los bosques próximos. Como complemento, para una escapada romántica, también tienen 14 coquetas habitaciones. El precio por persona oscila de los 49 a los 65 euros.

Publicidad