Miércoles, 28 de Octubre de 2020

El Ayuntamiento de Zaragoza no cobrará la tasa de veladores este año 2020, ni a las terrazas que ya existían ni a los establecimientos que ampliaron o crearon nuevos veladores para adaptarse a la normativa sanitaria derivada de la pandemia de COVID-19.

Así lo han anunciado este lunes la vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura y Proyección Exterior, Sara Fernández, y la consejera municipal de Hacienda, María Navarro, que han hecho extensible esta supresión a los locales de ocio nocturno que cambien su licencia a la de cafetería, que tampoco pagarán tasas.


Publicidad


Se trata de “un paso más” en la ayuda al sector hostelero y turístico, uno de los más damnificados por la crisis sanitaria y que pudo retomar su actividad más tarde y “con muchas trabas y limitaciones”, ha indicado Fernández.

Ahora, queda realizar un trabajo “extra” para conseguir que vuelva el público a una actividad económica “fundamental” para la ciudad, ha agregado. Por su parte, la responsable de Hacienda ha resaltado que el margen de maniobra del Consistorio es “muy escaso“, pero han decidido priorizar al sector de la hostelería, que ha sido “azotado” por el COVID-19.

El Ayuntamiento está haciendo lo que puede con los recursos que tiene“, ha apuntado Navarro, quien ha animado al resto de instituciones a que apoyen las reivindicaciones del sector.

LA MEDIDA DE ALIVIO

Son casi 2.400 establecimientos los que se podrán beneficiar de no abonar una tasa que se situaba en los 547,02 euros de media, ha explicado, aunque el precio varía mucho en función del número de mesas y de la zona en la que está situado el velador.

La recaudación por la tasa de veladores fue de poco más de un millón de euros en 2019 y este año habría sido ligeramente superior al ofrecer la posibilidad de ampliar espacios.

Con respecto a las ordenanzas fiscales de 2021, la consejera ha querido ser “prudente” ya que la situación económica del Ayuntamiento no permite bonificar todo lo que al equipo del gobierno le gustaría.

No obstante, ha adelantado que, si se aprueba un fondo no reembolsable de 5.000 millones de euros para las entidades locales a repartir en función de la población, podrá haber unas ordenanzas fiscales “mucho más ambiciosas”.

UN SECTOR EN ESTADO CRÍTICO

En representación de los empresarios de la hostelería ha intervenido el presidente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza y Provincia, José María Marteles, quien ha agradecido la “empatía”, “capacidad de escucha” y “voluntad política” de ambas consejeras, que “siempre están al otro lado del teléfono cuando las necesitas”.

Según una encuesta elaborada por esta asociación, el 86 por ciento del sector hace un balance negativo de este verano, más de la mitad cree que sus negocios no son viables actualmente y hasta un 46 por ciento de los empresarios dicen que cerrarán a final de año si no cambia esta situación.

Ha calculado en unos 4.700 los puestos de trabajo perdidos en la provincia y ha reclamado que medidas como la aprobada en la ciudad de Zaragoza se hagan extensibles a otras instituciones, entre las que ha nombrado al Gobierno de la Comunidad Autónoma.

Por otro lado, sobre los incumplimientos de las normas detectados en algunos establecimientos de hostelería, ha asegurado que tomarán medidas en el caso de que hubiera implicado algún asociado, pero ha recordado, en referencia a las aglomeraciones producidas en el Tubo de Zaragoza, que “de puertas para fuera” es vía pública y no es responsabilidad del local.


Publicidad


Sin embargo, ha subrayado que, más que de los empresarios, la culpa es de los ciudadanos por acudir a esos locales, como ocurre en los pueblos con los encuentros en peñas o bodegas. Por último, Marteles ha indicado que calcula una facturación un 30 por ciento menor en las fechas en las que se hubieran celebrado las Fiestas del Pilar.

Publicidad