Sabado, 19 de Septiembre de 2020

Las cosas no son como uno quiere, si no como vienen. La situación económica puede complicarse y sumirse en una espiral negativa que nos lleve a contraer deudas o no poder afrontar las que tenemos.

Para poner las cosas más fáciles nació ALIQUOTA ABOGADOS Y ECONOMISTAS SLP,  un despacho de abogados y economistas zaragozanos que han conseguido desde el inicio de la aplicación de la Ley de la Segunda Oportunidad, la cancelación de las deudas de sus clientes en volumen muy importante, llegando a los 14.500.000 de euros. 


Publicidad


El despacho zaragozano que capitanean Enrique Ochoa e Irene Romea, es el primer despacho especializado en Ley de Segunda Oportunidad en nuestra Comunidad Autónoma.

Esta especialización le viene por el volumen de deuda cancelada, siendo dicha posición, consecuencia de la experiencia en el manejo de la ley, y de la cercanía con sus clientes.

Este hito supone devolver a estas familias a una “nueva vida económica” que les permite atender sus necesidades básicas, sin tener que estar ahogados por unos compromisos de pago que eran imposibles para su situación.

La actuación situación provocada por la crisis sanitaria COVID-19, ha hecho que muchas otras familias hayan tomado la decisión de poner en manos de este despacho la solución a su actual situación.

Este año tienen una previsión de 35M€ en deuda cancelada.

LA LEY DE LA SEGUND OPORTUNIDAD, UNA ESPERANZA EN EL FUTURO

La llamada Ley  de Segunda Oportunidad, ha seguido en muchas ocasiones un camino sinuoso, que ha obstaculizado la aplicación del llamado técnicamente “beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho” o BEPI, por cuestiones de índole práctico y de una regulación compleja y complicada.

Sin embargo, gracias al empeño de profesionales de la justicia, en Aragón, se ha perfilado como una de las más potentes herramientas para dotar a familias y empresas de una segunda oportunidad, ante una situación de insolvencia y ruina generada de forma fortuita, y que normalmente derivaba en lo que se conoce como “zombis económicos”, que lanzaba a dichas personas a la economía sumergida.

La Ley de Segunda Oportunidad, se ha aplicado, a personas que han llegado a situaciones de impago de sus obligaciones por varias causas.

Un divorcio, enfermedad, pérdida de empleo, firma de avales, sobreendeudamiento por tarjetas de crédito, cierre de empresas, etc., son algunos ejemplos de los que se puede salir con una cancelación de la totalidad de sus deudas de carácter privado.

Para estas situaciones y saber si nos encontramos en una situación de los llamados concursos de persona física, lo mejor es acudir a un especialista que permita el análisis concreto de nuestra situación y poder tomar la mejor estrategía para recuperar la normalidad económica cuanto antes.

Publicidad