Miércoles, 29 de Enero de 2020

El yoga es una práctica que conecta el cuerpo, la respiración y la mente. Es cierto que dicho de esta manera no se llega a entender demasiado hasta que no se lleva varios años practicando el Yoga.

El yoga es practicado en la India desde hace miles de años, y se ha convertido en uno de los sistemas de acondicionamiento físico y espiritual más practicado en nuestros días. El Yoga es poder de control de la mente y del cuerpo; ser la mejor versión de uno mismo cada día y poder vivir y ser feliz con lo que uno tiene en el momento presente. Es un vínculo con la realidad del cuerpo.

La capacidad de eliminar cualquier obstáculo para ser feliz, a eso se le llama el poder de controlar la mente. El poder controlar el cuerpo se consigue mediante la práctica de Asanas que son posturas del yoga, que nos enseñan a cambiar los patrones corporales y mentales, además de aprender a respirar.

En la sociedad que vivimos nos cuesta respirar, en realidad no sabemos y los pensamientos se hallan totalmente descontrolados.


Publicidad


Con el yoga, uno vuelve a ser niño, a vivir con lo que realmente necesita y a disfrutar del momento, a amar de verdad, a eliminar y deshacernos de todo aquello que no necesitamos.

Se cree que el yoga solo son posturas; pero estas posturas o Asanas están basadas en ejercicios físicos que hacen que el cuerpo de toda persona se mantenga fuerte, flexible y en equilibrio. Las Asanas, lo mantienen sano y fuerte, lo purifican para que la mente de uno mismo también lo esté. “Men sana in corpore sano”. Es uno de los mejores sistemas de cuidado integral que existe.

Entre los principales beneficios que uno puede encontrar al practicar el yoga son:

– Fortalecimiento de músculos y huesos.
– Aumento de la flexibilidad.
– Alivio del dolor, los dolores desaparecen.
– Uno se mantiene mucho más joven.
– Mejora la respiración.
– Alarga la vida y previene las enfermedades degenerativas.
– Quema calorías.
– Abre la mente.
– Es muy divertido y te hace sentir más feliz.
– Reduce el estrés y la ansiedad.
– Mejora la relación de pareja y las relaciones sexuales.
– Uno aprende a vivir el momento.
– Se trabaja el ego y la disciplina.
– Cura la depresión.

Uno puede encontrar diferentes tipos de yoga, aunque la mayoría de los estilos están basados en las posturas básicas llamadas asanas. No importa la falta de flexibilidad, o que uno sea mayor o nunca haya practicado el deporte; siempre existe un estilo de yoga adaptado a toda persona.

Las embarazadas es otro tipo de público abierto a esta práctica, desde el primer momento del embarazo. También contamos con el yoga para niños, con ejercicios adaptados a los más pequeños convirtiéndolos en juegos entretenidos y amenos. La finalidad del yoga es explorar y aprender de un modo divertido y seguro. Incluso existe un yoga facial que sirve para tonificar y relajar los músculos de la cara.


Publicidad


Actualmente hay una gran variedad de distintos tipos de yoga, más de cien, pero son 5 los principales tipos de los que se derivan los demás:

Hatha (físico)
Raja (mental)
Karma (acción)
Bhakti (devoción)
Gñana o Hnana (conocimiento)

La sesión de yoga puede durar entre una hora y hora y media, en la que se practican diferentes posturas armonizadas con la respiración beneficiosas tanto para el cuerpo como para la mente.

La clase comienza con un calentamiento llamado “Saludos al Sol”, posiciones que se inician de pie que hacen bajar hasta el suelo para calentar y lubricar músculos y articulaciones. Las clases terminan con unos 10 ó 15 minutos de relajación o meditación en la se devuelve al cuerpo y a la mente a la calma.

Hoy en día la mayoría de las personas en occidente practican el yoga como ejercicio para reducir el estrés, mejorar el estado físico y aumentar su flexibilidad.

Publicidad
No Hay Más Artículos