Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Si la vivienda donde vive o lugar de trabajo necesita una reforma le aconsejamos que desde el primer instante cuente con una buena planificación.

Uno debe de pararse a pensar en cuales son las necesidades que debe de cubrir cada zona, así que escriba en su cuaderno de notas todo lo que necesita o lo que le gustaría, para que crear un hogar a su gusto y medida, a su estilo.

Es cierto que en un principio le vendrán a la cabeza muchas preguntas que es mejor planteárselas antes de empezar la reforma. Muchas de las veces nos dejamos aconsejar por amigos, familiares, conocidos que en ocasiones en lugar de ayudar a sacarnos de dudas nos ponen la cabeza como un “bombo”.

Todas las necesidades y gustos que uno tenga, es aconsejable transmitírselas a un arquitecto o al interiorista para que lleve a cabo la reforma de su hogar, encontrando todo tipo de soluciones a sus problemas y obstáculos.
Todo profesional le ayudará con el mayor aprovechamiento de los espacios, controlando los costes de la obra.

En todo momento el arquitecto o diseñador de interiores le informará si está cumpliendo con la normativa vigente, y si es viable el poder hacer todo que se lleva en mente. Será el momento de saber si debe de renunciar a alguna de sus ideas o que otras ideas pueden ser mejoradas para que no se salga de su presupuesto.

Algunas de las preguntas que la mayoría de las personas se hacen antes de iniciar una reforma son:

  • ¿Cuántos somos en casa y qué necesidades tiene cada uno?
  • Necesito una reforma en la cocina, ¿Quiero una cocina más grande?, ¿Qué tipo de cocina necesito?
  • ¿Prefiero ducha o bañera?
  • ¿Cómo puedo tener mucha más luz natural?
  • ¿Cuántos dormitorios necesito?…

Es muy importante antes de comenzar una reforma el pensar en este tipo de cuestiones, estudiando con profundidad el tipo de actividades que realizas en el hogar o que cosas no te gustan.
Ordene y priorice sus necesidades y la de todos sus familiares.

A la hora de encontrar al mejor empresa para realizar la reforma, uno debe de informarse de los servicios que ofrece y si es posible revisar alguno de los trabajos que ya hayan realizado, intentando averiguar si la empresa va a ser capaz de comprender sus necesidades y gustos, para que su vivienda sea su hogar definitivo y a su gusto.

Uno de lo mayores errores que comete la gran mayoría de la gente es el orientarse por el precio pensando que todas las empresas ofrecen el mismo servicio. Si usted elige al profesional solamente basándose en el coste final de la obra puede cometer un gran error y puede suponerle elevados costes económicos.

Es muy importante el elaborar un contrato de obra, siempre bajo presupuesto que garantice la calidad de los servicios y de los materiales a utilizar, estableciendo además un plazo de finalización de obra.

Asegúrese de que el propio arquitecto o aparejador gestiones todas las licencias oportunas para comenzar la reforma. Estos permisos o licencias no son muy caras, ni complejas, tan solo se debe de acudir al ayuntamiento y preguntar.

A pesar de que sea un profesional el que esté al cargo de la reforma, no olvide estar pendiente de cómo va ejecutando la obra.
Si algo no es de su agrado, no dude en decirlo; es el momento de poder rectificar antes de que la reforma se de por finalizada.

Ante todo, es muy importante el no desesperarse y tener mucha paciencia desde el comienzo de las obras.

Resumiendo le diremos que los pasos a seguir en una reforma integral de su vivienda son:

1. Tener muy claras cuales van a ser las necesidades, para ello haremos una lista ordenando y priorizando cuales son: ¿Cuántas habitaciones necesito? ¿Qué tipo de cocina quiero? ¿Prefiero ducha o bañera?
2. Buscar una nueva distribución de los espacios, tal vez para ello necesitemos los servicios de un profesional que nos aconseje para sacarle un mayor partido al espacio.
3. Calcular el coste final de la obra.
4. Buscar la mejor empresa para realizar la reforma, informándonos de los servicios que ofrece y revisando alguno de los trabajos ya ejecutados.
5. Comparar presupuestos, pero a la hora de elegir al profesional no solo debemos fijarnos en el precio final de la obra.
6. Realizar un contrato de obra en todo momento bajo presupuesto, garantizando la calidad del servicio y de los materiales a utilizar.
7. Tener todos los permisos y licencias precisos.
8. Estar pendientes del desarrollo de la obra por si algo no nos gusta cambiarlo antes de que el trabajo esté finalizado.
9. Disfrutar del nuevo hogar.

Existen muchas empresas cualificadas para realizar una reforma integral de su vivienda con garantía y calidad en el servicio. Merece la pena invertir parte de su tiempo en encontrarlas y asegurarse de poder disfrutar plenamente de un nueva vivienda.



Contenido patrocinado

loading...
No Hay Más Artículos