Martes, 04 de Agosto de 2020

Parece ser que más del 20% de la población prefiere hacer el traslado de domicilio o lugar de trabajo en los meses de verano. El verano, el momento ideal para hacer mudanzas y elegir una buena empresa de mudanzas resulta clave.

Una de las principales ventajas de realizar la mudanza en verano es que muchos de los ciudadanos aprovechan las vacaciones para viajar y descansar ya sea en la playa, montaña o en el extranjero, lo que significa que las ciudades se encuentran mucho más vacías y puede realizarse el traslado con más espacio.


Publicidad


La principal desventaja, es el gran calor sofocante que puede llegar a hacer en estos meses de verano. El excesivo calor puede llegar a ser el gran inconveniente. Es importante cerciorarse del tiempo que va a hacer en el momento de realizar el traslado de muebles y enseres, ya que puede resultar muy agotador.

Contar con una empresa profesional en el servicio de mudanzas, puede llegar a resolverle muchos de los problemas.

Una buena empresa escucha las necesidades del cliente, buscando la mejor de las rutas ya sea una mudanza en territorio nacional o a un país extranjero, para ofrecer un presupuesto ajustado. Si el presupuesto es aceptado toda quedará planificado en la fecha confirmada.

EMPRESAS DE MUDANZAS PARA TODOS TIPOS

Todas las mudanzas no son iguales, existen distintos tipos de traslados desde los más sofisticados a los más sencillos:

Las mudanzas completas son aquellas que implica el traslado de todo lo que se encuentra en el hogar, desde ropa, muebles, electrodomésticos, a un nuevo domicilio.

Una mudanza completa no solo se realiza en viviendas sino que también es realizada en oficinas y empresas.

En la mudanza completa, la empresa contratada deberá de realizar el embalaje de todo el material, el traslado al nuevo lugar, el desembalaje y montaje de los muebles.

Si buscamos, algo más económico, podemos contratar la mudanza económica.  Solo se realiza el traslado del mobiliario. El propio cliente debe de embalar cada uno de los objetos a transportar y la empresa contratada en el día hora fijada, realizará la mudanza al nuevo destino.

Si por el contrario solo nos cambiamos de barrio, nos interesa la mudanza local.  Es aquella que se realiza dentro de la misma comunidad o ciudad.

Este tipo de mudanza no implica problema alguno para la persona que contrata como para la empresa contratada, tan solo es preciso solicitar el salvoconducto respectivo en la comisaría más cercana al domicilio actual y entregarlo a la empresa contratada.


Publicidad


La mudanza regional, implica el traslado de enseres dentro de la misma región, por lo que se requiere una dedicación mayor y coordinación con la empresa contratada que debe de realizar el traslado de vivienda, oficina o empresa.

Si nuestro hogar lo trasladamos al extranjero, hablamos de la mudanza internacional. Esta implica un cambio de país, y son las empresas contratadas las que suelen realizar el embalaje y ofrecen toda la información y asesoramiento necesario.

Estas empresas ofrecen a los clientes, particulares o empresas, toda la tramitación aduanera para sacar e ingresar todo el mobiliario en los países respectivos.

MUDANZAS ENTRE DOS

Una formula de compartir gastos, es la mudanza compartida. Sin duda una de las mejores alternativas para los tiempos de crisis económica. Este tipo de mudanza implica el compartir vehículo de transporte ya sea furgoneta, camión con otras personas que se dirigen a una misma ciudad.

En este tipo de mudanza es muy importante el hacer un inventario de todo el mobiliario. Tomar fotografías de los objetos más valiosos e incluso si es posible tasarlos. Así se evitan todo tipo de problemas.

Es muy importante elegir una buena empresa de mudanzas y para ello no solo uno debe de fijarse en el precio final del servicio. Lo importante es la profesionalidad en los trabajadores, las garantías que ofrece y en las opiniones de otros consumidores.

En ocasiones merece la pena pagar un poco más, y escoger una empresa que cuente con serias referencias y experiencia.

Publicidad