Sabado, 26 de Septiembre de 2020

A la hora de hacer un testamento a uno se le plantea la duda de si es preciso el acudir a un notario o tal vez pueda hacerse sin su asesoramiento.

Las dos cosas son posibles, pero antes de tomar cualquier decisión es necesario tener en cuenta las diferentes opciones, ventajas e inconvenientes que brinda el tomar una u otra decisión como:

· Qué clases de testamentos existen.
· Qué ocurre si no se hace testamento.
· Quiénes son los herederos si no existe testamento.
· Cuánto cuesta heredar, impuesto de sucesiones.
· Cuánto cuesta hacer un testamento.
· Aceptar o renunciar una herencia, etc.

En los casos en los que fallece un familiar querido lo último que apetece es el realizar toda una serie de trámites burocráticos con los que habitualmente uno no suele estar familiarizado.

Cuando la persona fallece, todos sus bienes y deudas si las tiene pasa a los herederos que señale su último testamento si lo hubiese, o en su defecto se dejarán en manos de la propia Ley.

Para ello es necesario el realizar una serie de trámites que ayudarán a saber quienes son los verdaderos herederos, para que los bienes de la herencia a nombre de la persona fallecida pasen a nombre de los nuevos herederos. Hasta que este proceso no se de por finalizado, nadie podrá vender ninguno de los bienes de la persona fallecida, ni sacar dinero que haya en las cuentas bancarias a nombre del fallecido.


Publicidad


Para comenzar a tramitar una herencia son necesarios los siguientes documentos:

· Certificado de defunción, que puede ser solicitado por cualquier persona, pasadas las 24 horas del fallecimiento, acudiendo personalmente al Registro Civil.
· Certificado del Registro de Actos de Últimas Voluntades para saber si la persona fallecida ha hecho o no testamento, dónde y cuándo lo hizo.

Cuanto más atados se tengan todos los cabos, los herederos antes podrán disponer de todos los bienes que le corresponden o incluso deshacerse de ello en el caso de que desee renunciar a la herencia.

En ambas ocasiones, tanto si desea aceptar la herencia como renunciar a ella, lo más aconsejable es acudir al asesoramiento de un buen abogado especialista en herencias que le ayudará a realizar toda una serie de trámites acordes a la ley vigente, en los plazos establecidos y a un precio justo.

Los pasos imprescindibles a la hora de aceptar una herencia y tramitar la sucesión son los siguientes:

1) En primer lugar se ha de diferenciar entre una herencia en la que la persona fallecida dejó hecho su testamento antes de fallecer y una herencia en la que no existe testamento.


Publicidad


Si existe testamento llamada sucesión testada habrá que acudir a la notaría indicada en las últimas voluntades y solicitar una copia autorizada o compulsada del testamento. Se identificará a los herederos y legatarios para ejercer el derecho de adjudicación de herencia.

Si no existe testamento o sucesión abintestato se deberá de identificar a los herederos legítimos según el Derecho Sucesorio para lo que será preciso el hacer una declaración de herederos notarial.

Será necesario el contar con dos testigos para que el notario pueda levantar el acta declarando la condición de heredero.

2) A continuación será preciso hacer un inventariado para conocer todos los bienes que forman parte del patrimonio hereditario, siendo la declaración del IRPF una de las mejores fuentes de información:

· Bienes inmuebles, solicitando notas de bienes en el registro de la propiedad.
· Saldos bancarios, acudiendo a las diferentes entidades bancarias donde tenía una cuenta abierta, certificando el saldo a fecha del fallecimiento.

3) El llamado cuaderno particional, es un documento en el que se recoge toda la identificación de los interesados en recibir la herencia, así como las deudas que el difunto tuviese y el reparto que se hace a cada heredero o legatario. Este documento debe de ser firmado por todos los interesados ante notario si fuese preciso.


Publicidad


4) A pesar de que existe un plazo de seis meses a contar desde la fecha del fallecimiento para la liquidación del Impuesto de sucesiones y donaciones, puede solicitarse una prórroga de otros seis meses ante la Consejería de Hacienda, puesto que se trata de un tributo estatal cedido.

Pese a que los pasos a realizar para tramitar una herencia parecen sencillos, la dificultad dependerá entre otras cosas de la cantidad de bienes a repartir y de la relación existente entre los herederos.

Para evitarse quebraderos de cabeza, situaciones desagradables lo mejor es siempre acudir a los servicios de abogados expertos en tramitaciones de herencias, que buscará en todo momento la vía más beneficiosa para la persona o personas que vayan a recibir la herencia, con arreglo a la ley.

Publicidad