Martes, 02 de Marzo de 2021

Tanto el embarazo como el momento del parto son considerados momentos muy delicados en la salud de la madre como en la del bebé.
Aunque hoy en día el dar a luz a un bebé en general sucede sin problemas, sigue existiendo el miedo a presentar dificultades en el momento del parto. En ocasiones pueden producirse situaciones de riesgos tanto para la madre, como para el bebé o para ambos.


Publicidad


Las causas son variadas aunque cabe destacar: parto prematuro, problemas con la posición del bebé, placenta previa, preeclampsia, eclampsia, problemas con el cordón umbilical, diabetes gestacional, hipertensión arterial, etc.

Entre las situaciones que más riesgos entrañan son:
· Sufrir una hemorragia tras el parto, riesgo asociado a un embarazo gemelar o tamaño grande del feto.
· Infecciones que se originan en gestantes que han permanecido con la bolsa rota durante un largo tiempo.
· Hipertensión arterial, por lo que resulta conveniente llevar un control gestacional adecuado ya que no tiene por qué relacionarse a una hipertensión previa sino que puede desarrollarse durante la gestación.

Actualmente la sanidad española goza de muy buena reputación, pero a pesar de ello pueden ocurrir errores independientemente se trate de un centro privado como de un centro público. En el mismo momento que un error sucede, ya sea en la fase de embarazo o durante el parto, puede decirse que se está ante una situación de negligencia médica o mala praxis.


Publicidad


La negligencia médica proviene de acciones u omisiones de un profesional sanitario, las cuales se apartan de todo procedimiento establecido. Todo médico debe de conocer de antemano los procesos de actuación y saber como actuar.
Toda la información y guías de actuación van a permitir conocer si el médico ha actuado o no de manera correcta a la hora de realizar su labor.

Entre las principales negligencias médicas relacionadas con el embarazo pueden citarse:

· Error en el cribado síndrome de Down
· No diagnosticar correctamente malformaciones fetales evidénciales en las ecografías morfológicas realizadas durante el embarazo
· No acordar la realización de una amniocentesis en circunstancias especiales. Además el realizarse de manera incorrecta también puede causar lesiones graves a la madre o al feto, o incluso llegando al fallecimiento.


Publicidad


Dentro de las negligencias médicas en el parto pueden distinguirse aquellas que están directamente relacionadas con el feto y las relacionadas con la madre o gestante.
En el caso del feto:

· distocia de hombros
· sufrimiento fetal, llegando a producirse la muerte o aparición de lesiones permanentes tipo parálisis cerebral. El · sufrimiento fetal está provocado por:
· comprensión y vueltas del cordón umbilical
· hemorragias
· rotura uterina
· desprendimiento de la placenta.
· retraso de la asistencia

En el caso de la madre:

· distocia de hombros ocasionando desgarros en la madre
· una episiotomía con deficiente angulación puede provocar secuelas en forma de lesión anal y acarrear una · incontinencia de gases y heces
· desgarros vaginales por el uso incorrecto de fórceps o ventosa obstétrica
· maniobra de kriteller, es decir presionar enérgicamente con ambos puños o con el antebrazo sobre el fondo del · útero, pudiendo provocar desgarros y lesiones.
· incontinencia fecal y/o de gases debido a una lesión del esfínter anal interno o externo.
· lesiones en el nervio pudendo

Por todo ello es importante seguir todos los protocolos y guías clínicas, estar en alerta ante posibles alteraciones que puedan darse en el monitor para diagnosticar de manera precoz cualquier patología que pueda poner en riesgo la salud del la madre y la del feto.

Publicidad