Jueves, 24 de Septiembre de 2020

Verdes o negras, hasta hace unos años las únicas opciones disponibles de pizarras escolares eran estas, pero actualmente, nuestras posibilidades se han ampliado.

Tanto en centros escolares, institutos, universidades o academias, la pizarra es un elemento imprescindible en cada aula. Un elemento de apoyo para cualquier explicación, tan habitual como las mesas o las sillas escolares.

¿QUE TIPOS DE PIZARRA EXISTEN?

A la hora de clasificar las pizarras escolares, sin duda la primera diferenciación estaría relacionada con los elementos de escritura que vamos a utilizar: tiza o rotuladores.

Las pizarras de tiza son las más antiguas, lo que no significa que no sigan siendo igual de útiles en la actualidad. Además, el principal inconveniente que estas tenían, que eran los residuos que dejaban, ya no lo son puesto que las tizas actuales no levantan polvo como si pasaba antes.

Pero, cuando hablamos de pizarras para rotuladores, aquí se nos abre un amplio abanico de opciones ya que las superficies pueden ser de distintos materiales, cada uno con unas características propias.

Las pizarras blancas melaminadas son las más sencillas, y por tanto más económicas, pero, por su menor duración de los materiales y resistencia se recomiendan solo si el uso va a ser ocasional. Su variedad estratificada, formada por varias capas de material es más resistente y apta para un uso diario.

Pero, si además queremos que tenga cualidades magnéticas, para poder por ejemplo colocar papeles o fotografías, tendremos que elegir las pizarras blancas de acero. La base de estas pizarras es de este material, que posteriormente se recubre con esmalte blanco, que será la superficie visible y sobre la que trabajaremos. Pero, el acero del fondo nos permitirá colocar imanes sobre ella.

Cuando hablamos de pizarras escolares de rotulador, tampoco debemos olvidarnos de mencionar las pizarras de cristal.

El cristal es una superficie excelente para escribir con rotuladores, y, a la vez, la más resistente de todas las disponibles ya que no tiene capas de pintura por encima, más susceptibles al desgaste por el uso. Además, el borrado de la escritura es muy sencillo, ya que solo basta utilizar un trapo humedecido.

¿QUÉ PIZARRA ESCOLAR ELEGIR?

A la hora de elegir y comprar una pizarra escolar deberemos tener en cuenta varios aspectos. En primer lugar, el tipo de uso que se le va a dar y su frecuencia.

Las pizarras clásicas de tiza son resistentes al uso intensivo, aunque, con el tiempo, la superficie puede llegar a quedar manchada.

Dentro de las pizarras de rotulador, las de cristal serían las más resistentes y de más fácil mantenimiento, aunque, eso también se traduce en un precio más elevado.

Si vamos a usar la pizarra de forma diaria, lo mejor es elegir modelos que resulten más duraderos y robustos, aunque la inversión en dinero sea al principio mayor.

Por otro lado, debemos tener en cuenta otras características adicionales que también pueden resultarnos muy interesantes y útiles como la capacidad de transportar la pizarra de un sitio a otro o cualidades magnéticas que nos permitan colgar otro tipo de documentos.

Publicidad