Sabado, 26 de Septiembre de 2020

Seguro que después de una intensa jornada laboral, lo que menos le apetece a cualquier persona es el llegar a casa y ponerse limpiar. Pero no se preocupe, una serie de trucos y mezclas caseras van a ayudarle a dejar su casa involuta sin apenas esfuerzo alguno.

Una buena mezcla previamente preparada en botes rociadores con bicarbonato, vinagre blanco y zumo de limón será sus mejor aliada, ahorrando tiempo y dinero en la limpieza.


Publicidad


Dentro de los limpiadores caseros uno puede encontrar:

Desinfectantes para el baño: Una mezcla a partes iguales de agua y vinagre blanco. Esta mezcla también puede útiles para limpiar encimeras, suelos y laterales del inodoro. Las paredes de la ducha quedarán impecables si se deja actuar a la mezcla durante un cuarto de hora y luego se frota y se aclara.
Para la limpieza del lavabo, bañera y fregadero se espolvoreará bicarbonato sobre una esponja húmeda se frotarán las zonas quedando estas, como nuevas.

Para la limpieza de encimeras, vitrocerámicas y horno, se pulverizará la mezcla realizada a partes iguales de agua templada y vinagre blanco y se frotará la solución con un paño. Si la grasa de la vitrocerámica o encimera no se elimina con facilidad puede utilizarse bicarbonato o unas gotitas de zumo de limón.

Uno de los lugares más olvidados a la hora de limpiar la cocina resulta ser el microondas. Deshacerse de la suciedad acumulada es muy sencillo utilizando el siguiente truco. Llenar un bol con un poco de agua y añadir unas cuantas rodajas de limón. Introducir un estropajo mojado en el bol y meter todo junto en el microondas durante un minuto a máxima potencia. De este modo además de eliminar los gérmenes del estropajo, la grasa acumulada en el microondas se ablandará gracias al vapor de agua generado, siendo mucho más fácil el retirarla con una bayeta húmeda. El microondas quedará como nuevo.


Publicidad


Para eliminar la cal, tan solo es preciso aplicar vinagre blanco o limón y frotar la superficie con una bayeta.
Para abrillantar la madera, tan solo es necesario aplicar sobre la madera y frotar suavemente la mezcla realizada con tres partes de aceite de oliva con otra parte de vinagre blanco.
Para obtener un buen abrillantador de suelos de madera, se mezclará ocho vasos de agua y un cuarto de vinagre blanco junto con un par de cucharadas de jabón natural. Se humedece la mopa con esta mezcla, frotar el suelo suavemente y dejarlo secar.

Unos cristales limpios y brillantes son fáciles de conseguir pulverizando sobre el cristal y frotando con papel de periódico o una media vieja, la mezcla realizada a partes iguales de agua y vinagre blanco. Tanto el periódico como las medias no sueltan pelusa ni arrastran la suciedad, por lo tanto no dejarán brillos indeseables.
Para neutralizar los malos olores en moquetas, colchones, alfombras, sofás…, primero debe de pasarse el aspirador eliminando todo el polvo y partículas acumuladas. Esparcir el bicarbonato por la superficie de la moqueta, alfombra y dejarlo actuar mínimo 3 horas. Finalmente debe de volverse a pasar la aspiradora para retirar todo el bicarbonato.

Ha de saber, que una buena limpieza siempre empieza por tener un buen orden y organización de las cosas, así que en primer lugar es aconsejable el evitar el desorden. El colocar las cosas en su sitio ayudará a realizar la limpieza de la vivienda de manera mucho más rápida y eficaz. Uno puede ordenar y limpiar las habitaciones una por una o bien dejar toda la casa en orden de una sola vez y a continuación proceder a la limpieza.


Publicidad


Una buena aspiradora es quizá la mejor aliada que toda persona puede encontrar para limpiar la vivienda sin grandes esfuerzos; los suelos de la casa, parqué, alfombras, azulejos, haciendo la vida mucho más fácil y dejando el hogar impoluto.

Para que el realizar la limpieza del hogar no suponga ningún trauma ni le lleve a uno demasiado tiempo, es aconsejable utilizar el tiempo justo y realizarlo de manera ordenada y metódica.

Publicidad