Domingo, 24 de Octubre de 2021

Las manipulaciones independentistas están hasta en lo cotidiano. No importa que se pinten lazos amarillos en el pico aragonés Aneto o que se considere al prestigioso médico aragonés Miguel Servet como “catalán de la Franja”. Es hasta en los tomates donde está la manipulación y apropiación de algo que es ajeno a Cataluña o a la ensoñación de sus países catalanes.

La última polémica se ha hecho viral en las redes sociales llenándola de quejas y ‘memes’ sobre una fotografía en la que aparece un tomate rosa de Barbastro en un supermercado pero con la etiqueta de ‘origen catalán’. Y mensajes como ‘la nostra terra’ o el dibujo geográfico de la comunidad catalana. Varios mensajes de apropiación de un producto cien por cien aragonés y con un peso importante en la producción agrícola aragonesa.

El intento constante por parte de las autoridades catalanas por falsificar la historia, la tradición o los productos aragoneses son más que recurrentes. En la hemeroteca queda la pintada de una cruz histórica en la comarca de Sobrarbe de color amarillo con lazos independentistas o el día que el concejal de Esquerra Republicana llamó pumas (putos maños) a los veraneantes aragoneses en la costa catalana. O la aparición de una pintada que tildaba a Aragón como una provincia de África, junto a varios lazos amarillos, o también el cartel que señala la entrada en Teruel desde tierras catalanas donde se escribió “Lladres“. Es decir, “ladrones” en catalán. Estas manifestaciones fruto del nacionalismo más excluyente son un síntoma que se lleva sintiendo en zonas de Aragón desde hace años.

Publicidad