Lunes, 17 de Diciembre de 2018

La compañía catalana BonÀrea Corporación ha disparado sus expectativas superando en el año 2016 los 1.500 millones de facturación [un 5,5% más], y elevando un 8% su beneficio neto hasta los 47,24 millones de euros. Es una de las grandes compañías del sector de la agroalimentación que continúa creciendo y apostando por la expansión territorial a nivel nacional. Con este objetivo, el grupo catalán firmó hace pocas semanas un acuerdo de colaboración con el Gobierno de Aragón para la instalación de una gran planta de logística en Épila (Zaragoza).

El acuerdo alcanzado entre ambas partes supone un incentivo – y una seguridad económica – para la instalación de cualquier empresa. Desde la administración aragonesa siempre se ha considerado que la implantación en la comunidad de un “gigante” – de cualquier sector de la economía – debe estar avalado por todo tipo de facilidades para su instalación. La puesta en marcha del macroproyecto de BonÀrea supondrá cerca de 4.000 empleos a finales del año 2019 y una inversión de 400 millones de euros.

LAS FACILIDADES

El convenio firmado entre el Ejecutivo y la empresa leridana incluye, entre otros, que el Gobierno facilite el suelo que necesitará la compañía para esta planta de logística y procesado. El macroproyecto necesita un total de 140 hectáreas, las cuáles, la mitad serán aportadas por el Ayuntamiento de Épila al ser propiedad municipal la mitad de los terrenos donde se instalará BonÀrea. El acuerdo es en permuta, de modo que la compañía catalana cederá otros suelos que tiene en la localidad de Épila al consistorio.

De esta manera, BonÀrea tan solo necesitara adquirir 70 hectáreas. Desde el Gobierno aragonés ya adelantaron que se agilizarán todos los trámites para que la adquisición del suelo se haga “con celeridad”. Hace pocas semanas, el Gobierno aprobó declarar el proyecto de interés para la comunidad. Por lo tanto, todos los trámites vinculados con el desarrollo del proyecto y su ejecución tendrán un impulso urgente por parte de todas las administraciones aragonesas involucradas. Supondrá reducir a la mitad los plazos ordinarios de trámite.

Según adelantó el presidente Lambán, la fórmula para adquirir los suelos será mediante la expropiación, confirmando que los justiprecios no serán en ningún caso superiores a 10.000 euros por hectárea. Según una tasación de la consultora TINSA, las fincas con mayor valor podrían alcanzar los 10.000 metros cuadrados por hectárea, pero la consultora reconoce que “la gran mayoría estarán muy por debajo”. Es decir, la consultora confirma a este diario que BonÀrea no invertirá más de 800.000 euros en adquirir las 70 hectáreas para construir el macroproyecto.

Fue el presidente del Gobierno, Javier Lambán, ante la instalación del gigante de la agroalimentación, quién destacó su “potencial” y consideró que la llegada de BonÀrea a tierras aragonesas “pasa a ser una especie de Opel de la industria agroalimentaria aragonesa“, en referencia a la instalación de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) hace 35 años.

BonÀrea no invertirá más de 800.000 euros en adquirir las 70 hectáreas para construir el macroproyecto

EL GIGANTE

La compañía ha incorporado a su plantilla a 258 personas en el último año. De esta manera, tiene un total de 4.456 empleados en plantilla. La principal línea de negocio del grupo es la venta directa de productos de alimentación a través de sus tiendas, lo que le ha reportado una facturación de 699 millones, un 7,6 % más.

 En los últimos meses están emprendiendo una expansión en la comunidad aragonesa. Fuentes de la compañía reconocen a este diario que “Aragón es un puntal de crecimiento para nuestra empresa por su cercanía a los grandes núcleos de población en España y su capacidad logística de gran alcance“.

La firma disponía a finales de 2016 de 450 establecimientos situados en Cataluña, Aragón, Castellón, Madrid, Guadalajara, Andorra, Navarra y La Rioja.

 En cuanto a los piensos para animales – otra actividad destacada de la compañía -, la producción anual en sus diez fábricas ha aumentado un 6,3%, cerca de 1,30 millones de toneladas. Y las ventas de este negocio han generado 339 millones de euros en 2016, un 3,2% más que en 2016.

Otro de los negocios rentables de la empresa catalana es la red de gasolineras BonÀrea. Esta área del negocio le ha reportado unos ingresos de 258 millones, un 5 % más, con un volumen de carburantes vendidos de 302 millones, un 18 % más.

 Sin embargo, las ventas de servicios agropecuarios y del área de sanidad animal se ha reducido un 13%, unos 22 millones de euros.