Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Carta abierta a Pablo Echenique

Señor Echenique:

No le voy hablar de las cosas que usted ha dicho y luego ha hecho lo contrario, como tener un asistente personal sin dar de alta. Tampoco de sus ‘modestos ahorros’ que le permitirán pagar la multa sin ningún problema, que no se dará el caso, ya que usted si tiene medios para recurrirla (y ganará el recurso, por supuesto). Tampoco le voy hablar de la multa que tendría que ponerle Hacienda, si el caso es como usted dice y su asistente era autónomo, porque si no tiene las facturas le estaba pagando en negro.

Yo le voy hablar de las personas dependientes que no tienen los medios que tiene usted y que por lo visto le parecen poco, ya que se ahorra lo que puede a la hora de pagar un trabajador.

Y no hablo de oídas, hablo por experiencia. Yo he visto como mi madre fallecía sin llegar a tener ninguna ayuda para el centro de día que necesitaba, eso sí, veinte días después de su fallecimiento los servicios sociales nos comunicaban que cerraban el expediente, ¡qué rapidez!

“Yo le voy hablar de las personas dependientes que no tienen los medios que tiene usted y que por lo visto le parecen poco, ya que se ahorra lo que puede a la hora de pagar un trabajador”

Entonces me quede con un padre de 85 años y una única hermana de 54 años con síndrome de Down, acudí a los servicios sociales de nuevo. Al final, trabajadoras sociales hay en todos los sitios, en hospitales, en ambulatorios, etc. Vamos, como las agencias de viajes más o menos que sirven para lo mismo: para darte folletos de residencias, información de comida a domicilio, ayuda en el hogar, etc. Vamos, de todo, pero que te lo pagas tú.

Publicidad

Supongo que usted como político sabe el precio que la DGA pone a un centro para discapacitados, pero para los que no lo sepan les diré que son entre 65 y 85 euros por día. Lo que al mes sale por unos 2.600 euros. ¿Cómo se puede pagar esto con una paga de 585€? Si no se es político como usted, no puedes.

“El precio que la DGA pone a un centro para discapacitados son entre 65 y 85 euros por día. Lo que al mes sale por unos 2.600 euros”

Estoy esperando a que valoren la situación de mi padre desde el mes de octubre, pero luego tendré que esperar que la DGA me facilite una plaza en una residencia. Para cuando le llegue algo a mi padre, seguramente ya no tendré el ‘problema’ porque con los 86 años actuales de mi padre, ya no estará conmigo. Vergonzoso, ¿verdad?

Pues ahora, señor Echenique, imagine como viviría usted con una pensión de invalidez de 500 euros o una de jubilación de 700 euros. Mi padre ha cotizado toda la vida y ha pagado sus impuestos, pero mientras los políticos se reparten cargos, sillones y poder, los más necesitados, nos levantamos todos los días con un nudo en el estomago, esperando que llegue pronto la ayuda.

“Mientras los políticos (y ustedes) se reparten cargos, sillones y poder, los más necesitados, nos levantamos todos los días con un nudo en el estomago, esperando que llegue pronto la ayuda”

¿Se imagina como sería su día a día, si no tuviese a nadie que le ayudase? Pues piénselo y luego haga su trabajo de político, su trabajo para darle prioridad a las personas, facilite que concedan las plazas de residencia y las ayudas necesarias, haga que las trabajadoras sociales no estén de adorno y tengan medios para poder hacer su trabajo, ayude a los dependientes y a los mayores que han cotizado toda su vida para ahora verse abandonados.

Hágalo señor Echenique, qué para algo voté a Podemos y confíe en usted.

*Carta escrita por María Jesús López, sindicalista de CGT Aragón y trabajadora con dependientes a su cargo