Lunes, 10 de Diciembre de 2018

El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza reprobó ayer al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, tras ser multado por la Inspección de Trabajo con hasta 25.00o euros por una infracción “muy grave” al contratar irregulamente a su asistente. No es la única reprimenda recibida, en el pleno de las Cortes del pasado jueves, Ciudadanos presentó una iniciativa para evitar comportamientos irregulares en la contratación de cuidadores no dependientes, como en el caso de Echenique.

Mediante una moción presentada por el Partido Popular, ayer, la mayoría del pleno ha aprobado reprobar a Pablo Echenique por su actuación. La moción, que no tiene ninguna consecuencia, ha salido adelante con el voto favorable de PP, Ciudadanos y CHA, y con la abstención de ZEC (Podemos e IU) y PSOE.

Duras críticas al líder de Podemos por parte de los concejales, pero sin duda, el mayor rechazo fue el silencio complice de ‘los suyos’, de Zaragoza en Común. El grupo municipal -que aglutina a miembros de Podemos- no defendió a Pablo Echenique ni un minuto, y no votaron en contra. Sino se abstuvieron en la reprobación.

“LA MIERDA ENCIMA”

En defensa de la moción, el portavoz conservador, Jorge Azcón, aseguró que el número dos de Podemos “no puede meter la pata más“, después de no haber asumido la responsabilidad de su error de no abonar la seguridad social a su asistente. Por último, definió como “miserable” a Echenique por haberse defendido “echándole la mierda encima” a su asistente.

Pablo Muñoz, portavoz de ZEC, rechazó dedicar “más de un minuto” a esta iniciativa, porque era para “satisfacer egos” y “arañar algún minutito en alguna televisión nacional“. Muñoz entendió que el Partido Popular no tiene la “legitimidad” para hablar de “doble moral” ni de defender a los trabajadores. Durante la intervención de Muñoz no se hico ninguna mención a la situación de Echenique, ni se le defendió en ningún momento. Un gesto que hizo ruido ayer en el partido morado: ZEC no defendía al líder autonómico de Podemos.

La portavoz de Ciudadanos, Sara Fernández, entendió que Pablo Echenique “después de erigirse en adalid de la regeneración democrática”, debería aplicarse “la misma medicina”, y tachó de “deleznable” que haya volcado su “mala conciencia” sobre el trabajador y sobre los medios de comunicación, sin hacer “ni el mínimo esfuerzo” en reconocer su error.

“CATADURA MORAL QUE DEJA BASTANTE QUE DESEAR”

Roberto Fernández, del PSOE, sostuvo que “no es normal que cuando uno insta a los demás a llevar a cabo una acción no haga lo propio“, lo que, según Fernández, delata una falta de liderazgo político. Sin embargo, explicó el motivo de la abstención de los socialistas: no son dados a reprobar a ciudadanos que ejercen su labor fuera del Ayuntamiento. Aunque, al igual que el resto de la oposición, coincidió en la actitud “poco ejemplarizante” de Echenique.

Desde Chunta Aragonesista, Carmelo Asensio mostró su sorpresa por que “el partido más corrupto de Europa con diferencia“, en referencia al PP. Pese a ello, no defendió la posición de Echenique. El concejal nacionalista rechazó que Echenique dé “lecciones de moralidad” después de haber tenido “de forma reiterada” a su asistente sin contrato y sin pagarle la seguridad social, lo que demuestra una “catadura moral que deja bastante que desear” en alguien que dice defender los derechos de los trabajadores y luego es “el primero que los pisotea”.