Lunes, 22 de Octubre de 2018

Es la marea social más reivindicativa de los últimos años en Aragón. Teñida de un color rojo potente, ha recorrido cientos de kilómetros por todo lo ancho del territorio aragonés para recoger firmas en contra de dos impuestos “injustos”.

Y así lo reconoce uno de sus portavoces, Miguel Ángel Ramos, al hacer un llamamiento a todos los ciudadanos de Aragón. Ramos entiende como “más que justa” la reivindicación porque “el 80% de los aragoneses están en contra de gravar las sucesiones, donaciones y plusvalía“.

MÁS DE 100.000 FIRMAS

La asociación ‘Aragón Stop Sucesiones y Plusvalías’ cuenta con más de 100.000 firmas aragonesas que piden la supresión de dichos impuestos; el impuesto de sucesiones y donaciones que ingresa la DGA y el impuesto de la plusvalía que cobra el Ayuntamiento de Zaragoza.

Según publicó HOY ARAGÓN, y recuerdan el dato desde ‘Aragón Stop Sucesiones y Plusvalías‘, la comunidad aragonesa recauda 600.000 euros diarios con el impuesto de sucesiones. Un dato que califican de “demoledor“.

Francisco Langa -uno de los portavoces de la asociación- reconoce a este periódico que “el objetivo es llegar a 150.000 aragoneses en el mes de septiembre en un proceso ambicioso para llegar a cada rincón de Aragón”. Según cuenta, la asociación se está distribuyendo por todas las comarcas aragonesas y ya tienen la petición para recoger firmas con mesas en Zaragoza, Huesca y Teruel en el mes próximo.

ARAGÓN, EN EL TOP 4

Los números que aporta la plataforma ‘Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía’ afirman que Aragón se encuentra entre las comunidades más gravosas en el impuesto de sucesiones, junto con Andalucía, Extremadura y Asturias. En el lado opuesto está Canarias, Madrid, Baleares y Castilla y León.

El gravamen que se aplica en Aragón a las herencias se mueve entre el 7,65% y el 34% -calculando las cantidades heredadas y el parentesco del fallecido y heredero-. Es más, el Gobierno aragonés ha eliminado desde el año 2016, en una polémica reforma fiscal, las bonificaciones que se aplicaban durante el Gobierno PP-PAR, con lo que la cuantía a pagar es mayor.

“Por una masa hereditaria igual, en Canarias se pagan 150 euros y en Aragón pagamos 150.000”, explican. “Lo que demuestra una patente desigualdad entre los ciudadanos españoles, en función de donde estén empadronados y tengan su domicilio fiscal”, denuncian desde la asociación.