Sabado, 15 de Diciembre de 2018

El Ayuntamiento de Zaragoza concedió ayer la preceptiva licencia a Podemos para que celebre en el Pabellón Siglo XXI del Actur, con capacidad para unas 2.800 personas, la asamblea independentista junto con ERC, PDeCat, PNV y Bildu, entre otros. Un acto en el que el líder del partido morado, Pablo Iglesias, llamará al diálogo en Cataluña para promover un referéndum secesionista pactado.

Sin embargo, según recoge la normativa municipal, en la cesión de equipamientos deportivos se debe de cumplir una serie de preceptos para que los servicios técnicos municipales autoricen el acceso al equipamiento municipal. Por ello, a tenor de lo que expresa la normativa del consistorio, ZEC autorizó el acto incumpliendo parte de los requisitos citados.

AUTORIZACIÓN EXPRÉS

Según cita la normativa, la reserva de espacios para actividades extraordinarias -en equipamientos deportivos- deberá ser solicitada con un plazo mínimo de 15 días hábiles en cualquier época del año. Sin embargo, ZEC autorizó la asamblea en tan solo una mañana. Un hecho que se debatió en la junta de portavoces ante las preguntas de la oposición, y desde el equipo de gobierno de ZEC se defendió explicando que “se cumplía con toda la normativa para aprobar la solicitud”.

Publicidad

La realidad, con una simple lectura de la normativa municipal para celebrar este tipo de actos, es que no se cumplió con el cien por cien de ésta. Es más, durante la mañana de ayer, el propio equipo gobierno de ZEC se contradijo en más de una ocasión.

La vicealcaldesa de Zaragoza, Luisa Broto, informó al punto de la mañana -en un acto sobre refugiados- de que los técnicos municipales estaban estudiando la petición de Podemos para celebrar la asamblea por ‘La fraternidad, la convivencia y las libertades en favor de un referéndum pactado’.

Broto, aclaró que “se resolverá en el sentido de si procede o no”. Es decir, se aceptará la petición siempre que cumpla la normativa municipal. Y en cuanto al plazo para hacer la petición, Broto explicó que “se pueden dar excepciones“, reconociendo que la petición con 15 días de antelación se incumplía. 

Según ha podido saber este periódico de fuentes municipales, la firma que autoriza la cesión del espacio público para la asamblea de Podemos no fue firmada por ningún funcionario, como es el procedimiento habitual. La autorización fue firmada por la vicealcaldesa Broto. El motivo, según ha podido conocer este periódico, es la negativa del funcionario que firma estas peticiones al reconocer que se incumple la normativa.

UNA CONCESIÓN POLÉMICA

Varios de los funcionarios municipales que estampan su firma o estudian las peticiones para uso de equipamientos públicos cuentan que “es evidente la autorización extraordinaria por la presión de ceder el espacio a tu partido nacional -en referencia a Podemos respecto a ZEC- en tan poco tiempo”.

Conociendo el incumplimiento de ZEC al autorizar el uso del Pabellón Siglo XXI, las citadas fuentes municipales se preguntan: “¿Puede ir un ciudadano a reservar un equipamiento de esa relevancia para el día siguiente por mucho que abone la tasa?, ¿qué equipos, asociaciones o colectivos se han quedado fuera o han sido expulsados del recinto por el acto?


Publicidad


La rapidez en conceder el equipamiento municipal responde a la negativa, el día de antes, de la Diputación Provincial de Zaragoza a ceder la Ciudad Escolar Pignatelli para la asamblea independentista.

DE LA CIUDAD ESCOLAR PIGNATELLI AL SIGLO XXI

El miércoles por la noche el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se puso en contacto con el alcalde Pedro Santisteve para barajar la posibilidad de celebrar en la ciudad un gran acto sobre el diálogo en Cataluña y la necesidad, dice este partido, de un referéndum pactado.

Según explicaron a HOY ARAGÓN fuentes del entorno de Santisteve, éste accedió y se comprometió a buscar un espacio para celebrar el acto, pero advirtió a Iglesias de que sería difícil por la proximidad de las Fiestas del Pilar y por el tipo de cónclave.

Al ver que ninguno de los espacios municipales estaba habilitado, y tras comunicárselo a Podemos, los organizadores repararon en la posibilidad de usar el auditorio de la Ciudad Escolar Pignatelli, a las afueras.

Una persona de Zaragoza En Común solicitó el uso a la Diputación de Zaragoza, que es el organismo que lo gestiona. Sin embargo, su presidente, el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, manifestó a Heraldo de Aragón que estaba en contra de esa asamblea, y unas horas más tarde el consejo de administración de dicha residencia zaragozana denegó la autorización.

Después de todo, Podemos -a falta de 72 horas para el acto- tuvo que buscar una opción ‘b’: el centro Siglo XXI, un pabellón deportivo con capacidad para casi 2.800 personas. El acto comenzará mañana a las 9.00 horas con el alcalde de Zaragoza como anfitrión.