Jueves, 18 de Octubre de 2018

Las largas colas de ahorradores catalanes que optan por sacar sus fondos de su comunidad han vuelto a registrarse desde primeras horas de esta mañana en sucursales bancarias de Fraga y de otras poblaciones del Aragón oriental

Fuentes financieras consultadas por este periódico han destacado que estos impositores abren cuentas con importantes cantidades económicas y que optan por sacar sus ahorros de Cataluña “por si acaso”, a pesar de las garantías ofrecidas por sus respectivas entidades de origen.


Publicidad


Estas fuentes han asegurado que una gran parte de los ingresos oscila entre los 30.000 y 50.000 euros, aunque se han llegado a registrar entradas próximas o superior al millón de euros, estas últimas de empresarios con una mayor capacidad financiera.

Además de las imposiciones realizadas tras esperas en largas colas, estas entidades bancarias están registrando también importantes movimientos de fondos a través de internet o, incluso, por medio de llamadas telefónicas.

Los directores o gestores de esas oficinas les tranquilizan y dejan claro que su banco garantiza en todo momento sus intereses y que sus ahorros están seguros ante cualquier contingencia.

Publicidad

De hecho, tanto CaixaBank como Banco Sabadell, los dos grandes bancos catalanes, decidieron la semana pasada trasladar sus sedes a Valencia y Alicante, respectivamente, para garantizar que seguirán bajo el paraguas del Banco Central Europeo ante cualquier posible escenario.

Otras fuentes consultadas entre los vecinos de Fraga han confirmado que las colas en las sucursales bancarias van desde los mostradores hasta las puertas exteriores, aunque han asegurado desconocer las causas de este movimiento inusual.

Han señalado que estos ahorradores, al comentar con vecinos de estas poblaciones su presencia, aseguran tener “miedo” de perder sus ahorros a causa del desafío independentista, aunque coinciden en afirmar que hasta que se produzca actúan con “prudencia”.