Martes, 11 de Diciembre de 2018

El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, ha insistido hoy en la necesidad de reflexionar sobre el impuesto de sucesiones en el marco de la reforma del sistema de financiación autonómica dado que se producen situaciones “injustas“, según ha reconocido hoy en el pleno de las Cortes de Aragón.


Publicidad


Gimeno ha comparecido para informar sobre la posible modificación del Impuesto de Sucesiones a petición del PP, cuyo portavoz, Antonio Suárez, le ha exigido que “abandone el inmovilismo” y le ha pedido que haga como otras comunidades, Asturias, Andalucía y Extremadura, que están dejando a Aragón “prácticamente solo”.

Al debate, en el que también Cs y PAR han vuelto a pedir que modifique este impuesto, han asistido más de una docena de representantes de la Asociación ‘Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía’ que han dado la espalda al consejero cuando ha tomado la palabra.

GIMENO LANZA LA PELOTA AL ESTADO

El consejero de Hacienda ha subrayado que la reforma fundamental no depende solo de lo que haga el Gobierno de Aragón “sino de lo que haga el Estado, que es el que regula el hecho imponible, la base imponible y los grupos que tienen que pagar el impuesto”, toda vez que ha apuntado que se han dicho “muchos mitos”.

Publicidad

Ha recordado que su gobierno recaudó por este impuesto 149 millones de euros en 2016 frente a los 192 del gobierno del PP en 2014 (43 millones menos) y ha indicado que este año la recaudación se acercará a lo que recogieron los populares en todos los años que gobernaron.

Y ha denunciado que en el último año electoral el PP estableció una bonificación de la cuota del 65 por ciento que al año siguiente subió al 99 por ciento y que los socialistas eliminaron cuando llegaron al gobierno para poder hacer frente al presupuesto y al déficit que sigue teniendo la Comunidad “aunque en mejor situación”.

El consejero ha apuntado que de los 50.000 aragoneses al año que heredan de un pariente cercano “pagan el 10 por ciento” este impuesto y que el 65 % del mismo lo abonan los grupos 3 y 4, es decir, los que no son cónyuges, ascendientes ni descendientes “y no hay ninguna comunidad autónoma en España que haya regulado o bajado los impuestos respecto a esos grupos”.

“Los expertos no ven razones para que se derogue este impuesto sino para evitar algunas desigualdades”, ha subrayado, por lo que hay que introducir “niveles mínimos” en todas las comunidades que impidan una competencia “a la baja” y ha pedido al PP que plantee al Gobierno central que modifique la ley del impuesto de sucesiones en España porque “todos coincidimos que hay que entrar en ese debate”.

LAS 100.000 FIRMAS

Desde el PP, Suárez ha recordado las 100.000 firmas recogidas por la Asociación ‘Aragón Stop Sucesiones y Plusvalía’ para pedir que se modifique este impuesto, en el que Aragón está a la cabeza, con un 10 % de recaudación, frente al 2,2 por ciento de media del conjunto nacional.

Súarez ha acusado a Gimeno de practicar el “escapismo” y le ha instado a seguir las modificaciones aplicadas ya por Asturias y Andalucía o Extremadura, que lo está estudiando para aplicarlo el año que viene, mientras Gimeno sigue “empeñado” en que no se puede hacer nada hasta que no haya un acuerdo a nivel estatal.

La plataforma ‘Aragón Stop Sucesiones’ presentes durante el debate / H.A

Es hora de reducir la carga fiscal de este impuesto“, ha concluido, no sin antes apuntar que se van a superar en 50 millones de euros las previsiones recaudatorias previstas por el Gobierno de Aragón, dado que en derechos reconocidos van camino de los 190 millones de euros este año.

Desde Cs, Javier Martínez ha calificado de “injusto e innecesario” este impuesto tal y como está configurado y ha indicado que el Gobierno de Aragón tendrá el apoyo de su grupo para el techo de gasto si se produce una revisión consecuente del impuesto de sucesiones, mientras que la diputada del PAR Elena Allué ha instado a Gimeno a modificar su política fiscal como han hecho otras comunidades.

Héctor Vicente, de Podemos, ha coincidido con Gimeno en que hay que ir a la reforma de la financiación autonómica para solucionar los problemas del impuesto de sucesiones, dado que si no las Comunidades autónomas tienen la opción de mantenerlo para mantener los ingresos o bien bonificarlo, recaudar menos, como han hecho otras comunidades “desleales” y recortar en servicios cuando no van “sobradas” de financiación autonómica.

Desde el Grupo Mixto, Gregorio Briz (CHA) ha insistido en que el debate está “en la financiación” y ha pedido que si se suprime el impuesto de sucesiones en Aragón “se compense con otro impuesto”.