Jueves, 18 de Octubre de 2018

Lo justo y la justicia

Que se haga lo justo no es siempre lo mismo que hacer justicia. Viene al caso porque la socialdemocracia, y más aún quienes están situados a su izquierda, reclaman tradicionalmente para sí la defensa de lo justo sobre la base de un supuesto título de propiedad que nadie sabe dónde está inscrito. De hecho, identifican la etiqueta liberal-conservador con el egoísmo y los privilegios.

Mitos y estereotipos caducos aparte, la semana pasada en las Cortes de Aragón se aprobó una norma que garantiza por Ley y de forma estable el asesoramiento y orientación jurídica gratuitos a mujeres víctimas de alguna discriminación, a reclusos sin recursos y a inmigrantes en riesgo de exclusión.

Y ha sido a iniciativa del Partido Popular. Era lo justo, pero desde ahora también es Justicia, y esa fue mi motivación de fondo a la hora de promover esta propuesta legislativa al Parlamento aragonés.

“La izquierda reclama tradicionalmente para sí la defensa de lo justo sobre la base de un supuesto título de propiedad que nadie sabe dónde está inscrito”

¿Tiene una mujer que vive en un pequeño pueblo las mismas posibilidades de denunciar un acoso laboral, un maltrato en el hogar o una indefensión cualquiera que otra que reside en una de las tres capitales de provincia de Aragón? En teoría sí, pero a la hora de la verdad todos somos conscientes de que sus barreras para acceder a la Justicia tienen mayor altura.

¿Es justo que un recluso carezca de información sobre su situación penitenciaria, tiempo de cumplimiento de su condena, permisos o formas de redención anticipada? En el fondo, ¿es justo que carezca de instrumentos que pacifiquen la vida en las prisiones y que le permitan, si quiere, retomar la senda de una vida en paz y dentro de la ley? En definitiva, ¿no debemos proveer de los instrumentos que le permitan reinsertarse?

O, ¿qué un inmigrante no tenga la posibilidad de actuar contra la mafia que traficó con su vida, también por falta de dinero? Necesitamos inmigración, démosles la posibilidad de integrarse en la sociedad. No podemos pretender, tener inmigración y querer tenerla marginada.

Al defender esta ley ante la Cámara afirmé convencido que no buscaba hacer más confortable situaciones injustas, sino facilitar los instrumentos para que aquellas personas que tienen problemas de orden jurídico puedan decidir salir adelante, luchar contra esos problemas y tratar de resolverlos.

Gracias al respaldo de todos los partidos con representación en las Cortes de Aragón esta iniciativa social del Partido Popular ahora es ley, y además es lo justo. Y con las máximas garantías, por Ley y garantizando que sean los Colegios de Abogados quienes presten los servicios.

“Gracias al respaldo de todos los partidos con representación en las Cortes de Aragón esta iniciativa social del Partido Popular ahora es ley, y además es lo justo”

Nadie debiera atribuirse la hegemonía sobre las ideas o incluso la ideología, porque al contraponerse unas con otras tienden a enriquecerse. Es ahí donde nos sentimos cómodos en el Partido Popular, y es en ese ámbito donde mujeres discriminadas, presos sin recursos e inmigrantes en riesgo de exclusión necesitaban una garantía de ser escuchados y reivindicados. Aunque no fuera por la izquierda.

* Fernando Ledesma es el Portavoz de Justicia del PP en las Cortes de Aragón.