Sabado, 15 de Diciembre de 2018

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, ha confirmado la existencia de negociaciones, “desde hace meses”, con el Ministerio de Defensa para reabrir el acuartelamiento Sancho Ramírez de la capital altoaragonesa, clausurado a principios de año en el marco de los planes de reorganización del Ejército.

El responsable municipal ha reconocido la existencia de contactos tras la intención de las autoridades de Defensa de adecuar las instalaciones del cuartel para alojar a medio millar de militares, el doble de las que prestaban servicio antes del cierre.


Publicidad


El alcalde ha asegurado que los planes del Ministerio de Defensa exigen la ampliación de las actuales instalaciones del acuartelamiento por un solar contiguo de unos 80.000 metros cuadrados cuya propiedad ostentan el propio consistorio en más del cincuenta por ciento y privados.

En sus declaraciones, el edil ha valorado la “importancia” de una noticia que permitirá dinamizar la actividad económica y social de la capital altoaragonesa, y que exigirá al tiempo, ha reconocido, la adecuación de servicios esenciales, tanto sanitarios como educativos, para las familias de los militares.

La actividad económica que generaban las familias de los 250 militares del grupo de transportes de la Brigada Logística 41 de Zaragoza fue valorada tiempo atrás por los responsables municipales en unos ocho millones de euros.

El alcalde ha agradecido la colaboración de la senadora socialista por Huesca Begoña Nasarre y, de forma especial, del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Roberto Bermúdez de Castro, de quien ha valorado su “implicación” para “abrir puertas” ante los responsables de Defensa.

Un apoyo que le ha permitido al responsable municipal reunirse con el secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, para hablar de los planes de la ministra María Dolores de Cospedal de albergar en Sancho Ramírez una unidad completa del Ejército compuesta por medio millar de militares.

Luis Felipe ha destacado que las negociaciones se iniciaron meses atrás, aunque el acuerdo de “discreción” exigido por los responsables de Defensa le habían impedido anunciar una noticia que, ha resaltado, “debe de estar por encima de cualquier protagonismo político“.

Ha expresado su confianza en que los planes de Defensa se consoliden, para lo que ya ha iniciado contactos con los propietarios particulares del solar anexo al acuartelamiento con el fin de poner el suelo a disposición del Ejército.

El acuartelamiento Sancho Ramírez dispone en la actualidad de más de cien mil metros cuadrados, cuarenta mil de ellos construidos, aunque la ampliación de los efectivos exige aumentar los espacios.


Publicidad


El responsable municipal se ha mostrado convencido de que la reapertura de las instalaciones, que se podría producir en un plazo de dos años, constituirá un “revulsivo” para la actividad económica y social de la ciudad.

El acuartelamiento Sancho Ramírez se cerró oficialmente a principios de este año, tras una movilización promovida por una plataforma de familias afectadas que contó con el apoyo de las administraciones altoaragonesas.

Defensa alegó entonces que el Ejército carecía de recursos económicos para mantener tantos acuartelamientos dispersos por el país, y que había optado por vender una gran parte de ellos para promociones inmobiliarias.

El propio cuartel de Huesca apareció en una web del Ministerio de Defensa para su venta como suelo, aunque las quejas de los afectados motivaron la retirada del anuncio.