Miércoles, 24 de Octubre de 2018

El alcalde Sijena, Ildefonso Salillas, ha pedido al ministro Íñigo Méndez de Vigo que al igual que se ha aplicado el artículo 155 de la Constitución en Cataluña para hacer “cumplir la ley”, garantice la ejecución de la sentencia que obliga a devolver 44 piezas del patrimonio del monasterio de su localidad.

Salillas asegura que la sentencia que ordena la devolución de estos bienes “clarifica” los argumentos por los que ordena su devolución y recalca que sólo es “controvertida” para “los que los tienen que devolver”.


Publicidad


Según el responsable municipal: “Hemos escuchado que el Gobierno español ha acudido al 155 para hacer respetar la ley, y yo también me apoyo en que hay que respetar la ley y, por supuesto, cumplir las sentencias de la justicia”.

El edil ha rechazado, por otra parte, las manifestaciones hechas por el alcalde de Lérida, Ángel Ros, para incidir en el supuesto carácter “controvertido” de la resolución judicial y pedir “prudencia” al ministro Méndez de Vigo.

Los bienes de Sijena están en el Museo de Lérida retenidos por la Generalitat / H.A

“Hay una sentencia clara -ha subrayado-, y estamos hartos de oír decir desde Cataluña que se respetan las sentencias y ver únicamente desobediencia a los jueces”.

Ha cuestionado la afirmación de Ros respecto a la existencia de aspectos todavía “analizables” desde las vías canónica y civil y le ha recordado que la resolución judicial “deja muy claro que las supuestas ventas de las piezas a la Generalitat fueron fingidas“.

“Estas ventas -ha añadido- no obtuvieron ni los permisos necesarios del Ministerio de Cultura ni del Gobierno aragonés al ser Sijena un Monumento Nacional, pero es que tampoco la priora de Valdoreix era competente para vender las piezas porque su monasterio no es el mismo, según el registro de órdenes religiosas”.

También ha cuestionado la defensa del edil leridano de la “integridad” de la colección del Museo de Lérida, destacando que “las colecciones no se hacen con nocturnidad y de forma ilegal“.

Ha asegurado, asimismo, que la posterior catalogación “tardía” de los bienes por parte de la Generalitat se hizo para “impedir” la devolución de las piezas, iniciativa que, ha añadido, “en mi opinión es una presunta prevaricación“.