Martes, 13 de Noviembre de 2018

Los alcaldes de los municipios de Botorrita, Samper del Salz y Belchite han entregado hoy más de 400 alegaciones recogidas contra la tasa de vertidos que pretende cobrar del Ayuntamiento de Zaragoza a las localidades que utilizan el vertedero y para exigir al alcalde, Pedro Santisteve, que las anule.

Las tasas afectan a las comarcas de Campo de Belchite (quince municipios) y Ribera Baja (diez), así como a los de María de Huerva, San Mateo, Nuez, Cuarte, Botorrita o Samper, que el próximo año verán incrementado el coste un 25 % y un 75 % en 2019, y equivaldrá a 30 euros frente a los 17 que paga la capital de la provincia.


Publicidad


Así lo ha explicado hoy a los medios el portavoz del PP en la Diputación Provincial, Francisco Artajona, quien ha acompañado a los alcaldes de Belchite, Carmelo Pérez, Botorrita, Ignacio Hernández, y Samper del Salz, Alberto Gómez, durante la entrega de las alegaciones en el registro del Consistorio zaragozano.

“Hemos venido a presentar más de 400 alegaciones procedentes tanto de ayuntamientos como de portavoces y ciudadanos de la provincia de Zaragoza en contra de la subida y el incremento desproporcionado que ZEC ha llevado a cabo, o va aplicar a los ayuntamientos de la provincia”, ha explicado Artajona.

El portavoz del PP ha expresado que se trata de una decisión “desproporcionada”, además de “discriminatoria” porque “sólo afecta a los municipios de la provincia de Zaragoza ya que la capital se sigue beneficiando”.

Un grupo de alcaldes y concejales del PP con las más de 400 firmas / PP

Además, ha apuntado que es una medida “precipitada” ya que existe un convenio firmado entre el Ayuntamiento de Zaragoza y la Diputación Provincial para tratar de negociar este tipo de servicios.

Por ello, han instado a Pedro Santisteve a que anule, posponga o negocie esta subida de tasas que se va aplicar en el 2019 y también al presidente de la Diputación Provincial, Juan Antonio Sánchez Quero, a que negocie con el alcalde de Zaragoza para evitar esta subida desproporcionada que perjudicará a las economías de los ayuntamientos.

Desde las instituciones se está intentado luchar contra la despoblación, y por ello han considerado que esta medida empeorará la lucha contra este problema. “Creemos que el Ayuntamiento tiene que ser sensible y generoso de la misma forma que lo han sido los municipios con la capital”, ha expresado.