Jueves, 15 de Noviembre de 2018

El Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona ha condenado a dos jóvenes ‘ultras’ del Real Zaragoza a tres años y dos años y medio de cárcel, respectivamente, tras golpear con una barra de hierro a un vecino de Tudela a quien no conocían y al que atacaron tras confirmar que era seguidor de Osasuna.

La sentencia, que no es firme, condena a ambos jóvenes por un delito de lesiones cometido con instrumento peligroso, aunque a uno de los autores le impone tres años de cárcel por apreciar la circunstancia agravante de reincidencia, que no concurre en el otro condenado, en este caso a dos años y medio por los mismos cargos.


Publicidad


En ambos aprecia la sentencia la atenuante simple de reparación del daño, al indemnizar a la víctima antes del juicio.

EL SUCESO

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 29 de julio de 2016 en Tudela, localidad que celebraba sus fiestas patronales, hasta donde los dos jóvenes juzgados habían acudido en coche con un tercer joven que no participó en los hechos.

Cuando los tres se disponían a regresar a su domicilio en Zaragoza, el vehículo en el que viajaban -conducido por el tercer joven que no ha sido juzgado- se detuvo en un semáforo, donde los dos acusados se apearon y abordaron a la víctima, que se dirigía a pie a su domicilio y al que no conocían de antes.

Se interesaron por una dirección y después le preguntaron sobre si era seguidor de Osasuna, a lo que el joven tudelano contestó que sí, tras lo que se dispuso a marcharse y dar por terminada una conversación “en la que se sentía incómodo“, revela la sentencia.

HUYÓ CORRIENDO

Sin embargo, los dos acusados, “con intención de menoscabar la integridad física ajena”, atacaron al joven, uno de ellos con una barra de hierro que había ocultado hasta ese momento tras su espalda, con la que le alcanzó primero el hombro y después intentó golpearle en la cabeza, lo que no llegó a conseguir porque la víctima pudo frenar ese y otros golpes con el brazo izquierdo.

Mientras, el otro atacante le propinó una patada en la pierna, tras lo que la víctima consiguió huir corriendo, aunque perseguido por los dos jóvenes, que desistieron al ser socorrido el tudelano por varias personas en la calle.

Los atacantes se separaron para dificultar su localización, aunque finalmente fueron detenidos por agentes de Policía Local de Tudela poco después.

Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió diversas lesiones, incluida una operación quirúrgica en el codo, que precisó de tres días de hospitalización y 177 de recuperación.