Viernes, 19 de Octubre de 2018

Distintas editoriales, como Santillana o Casals, han cometido varios gazapos en sus libros escolares al reconocer la presencia histórica de la ficticia Corona catalano-aragonesa.

De esta manera, ante la crítica política -y del sector educativo-, el Gobierno de Aragón ha asegurado a las familias y a los directores de los institutos de la comunidad que mantiene una actitud “proactiva” para detectar errores y tergiversaciones históricas en el material curricular y en los libros de texto.


Publicidad


SANTILLANA RECONOCE SU ERROR

Es por ello que los responsables de Educación se reunieron ayer con la editorial Santillana, editorial a la que han instado a que corrija el error detectado en un manual de Historia de España de segundo de Bachillerato.

La editorial ha admitido el error y se ha comprometido a elaborar un cuadernillo de adenda al libro con la corrección y a enviarlo a los centros que trabajen con su manual.

Además, se comprometen a publicar una nueva edición del libro para el próximo curso.

El departamento de Educación mantiene también conversaciones con la editorial Casals, a la que pertenece el manual de Literatura Universal en el que también se ha encontrado la denominación errónea de “Corona Catalanoaragonesa”.

LA DGA DEFIENDE SU POSICIÓN

Responsables del Departamento de Educación, Cultura y Deporte se reunieron ayer con las familias de la Federación de Asociaciones de Padres (Fapar) y con la asociación de directores de institutos de Aragón para explicarles cómo está actuando el Gobierno de Aragón ante estas tergiversaciones históricas detectadas.

El secretario general técnico del Departamento, Felipe Faci, ha explicado que se ha actuado con los casos detectados en las provincias de Huesca y Zaragoza con dos libros de sendas editoriales, informan en una nota fuentes del Gobierno.

Faci ha insistido en que ninguna de las medidas adoptadas supondrá una carga económica para familias o centros y ha recalcado que se confía en la profesionalidad de los docentes, “que han corregido en sus clases los errores detectados”.

Y eso respetando la autonomía de los centros en la elección de libros, sin que esto implique que se actúe ante estas tergiversaciones para que no se reproduzcan en sucesivas ediciones.


Publicidad


Además, ha recordado que el Gobierno de Aragón trabaja desde hace unos meses en la creación de un Consejo Asesor de la Enseñanza de la Historia Aragonesa que vele por la veracidad de los contenidos relacionados con la historia de Aragón que se difundan en el ámbito de la educación no universitaria.

Educación ha elaborado un decreto para constituir este órgano colegiado y consultivo, que estará integrado por expertos reconocidos en el ámbito académico y se pondrá en funcionamiento en breve con el objetivo de que los materiales de las aulas no contengan incorrecciones históricas.