Viernes, 16 de Noviembre de 2018

El arte invade el Cementerio de Torrero. Un catálogo artístico, ‘Arte del siglo XXI en el Cementerio de Torrero’, recoge las obras de 25 escultores, pintores y fotógrafos contemporáneos cuyas obras están expuestas en el recinto funerario.

El Cementerio de Torrero cuenta con una intensa programación cultural para difundir los valores históricos, sociales y artísticos del recinto funerario más grande de Aragón.

La puesta en valor del arte funerario se inició con la catalogación e inventario de las obras de los siglos XIX y XX que se encuentran en el recinto.


Publicidad


Entre otras piezas, se encuentran pinturas de Juan Carlos Callejas, de Carmen Marcuello, de Val de Ortego, o de Radislav Sirikov son expuestas en el recinto.

Junto con la exposición permanente en la Plaza de la Paz de obras de Laporta, Guallar, Clavo, Sanza, Vives, Gomes, Amate, Gallego, o la Paloma del Voluntariado de Barrios.

También los fotógrafos Larraz y Columna Villarroya han querido participar del proyecto cultural del Cementerio de Torrero, que se erige un museo al aire libre con valores de ciudadanía y de arte.

EL ARTE ESCULTÓRICO EN TORRERO

En la historia de los cementerios, el arte escultórico siempre ha supuesto la identificación socioeconómica del finado, así como con la etapa histórica a la que pertenece, enriqueciendo el patrimonio cultural de la ciudad.

La escultura de Eustasio Morón en el cementerio de Torrero / H.A

Los elementos funerarios identificativos como las flores de opio, los búhos, la guirnaldas, las figuras y rostros humanos expresando dolor y esperanza dan un significado intemporal al lenguaje funerario.

Con este catálogo, el Cementerio de Torrero quiere poner en valor que la cultura funeraria continúa expresando los sentimientos y ayudando a expresar el afecto de las familias a sus seres queridos desaparecidos a los que, por un momento, contemplan desde la óptica de la cultura y les ayuda en su dolor.

Esta actividad tiene el objetivo de acercar, sensibilizar y respetar el patrimonio histórico artístico que posee el Cementerio Antiguo de Torrero, que desde 1834 ofrece sus servicios a las familias zaragozanas.