Sabado, 20 de Octubre de 2018

Una sentencia del juzgado de lo social número 2 de Zaragoza reconoce a las trabajadoras del servicio 010 como empleadas del Ayuntamiento de Zaragoza con “carácter indefinido no fijo” desde el pasado 1 de julio de 2017, sin que esto suponga la integración de las mismas en la plantilla municipal.

Esta sentencia firmada por el magistrado José Antonio Izuel, que fue conocida por el Gobierno de la ciudad en el día de ayer, responde a una demanda presentada por las catorce trabajadoras del servicio de atención telefónica 010 el pasado mes de octubre contra Pyrenalia y el Ayuntamiento de Zaragoza.


Publicidad


Concretamente, la nueva relación laboral existente entre las trabajadoras y el Ayuntamiento, defendida por el juez en la sentencia, nace de la contratación irregular del gobierno de ZEC. Por ello, entiende que esta “decisión irregular” -tomada por el Consejo de Gobierno- ha propiciado que las trabajadoras sean, de facto, personal municipal.

CONDENA

La sentencia reconoce que las trabajadoras continuaron desarrollando su trabajo para el Ayuntamiento de Zaragoza, después de que Pyrenalia anunciara al consistorio el cese del servicio a partir del 30 de junio de 2017.


Publicidad


Desde esa fecha, el Gobierno de la ciudad acordó mantener la continuidad de la prestación del servicio por razones de interés público con carácter temporal hasta que el Ayuntamiento resolviera definitivamente la continuidad del mismo.

Así, la sentencia indica que el Ayuntamiento “a sabiendas de que Pyrenalia había abandonado la prestación del servicio” y considerando que debía seguir activo, consintió que las trabajadoras continuaran desempeñando las mismas funciones, “llegando a abonar incluso los salarios de junio a septiembre de 2017”.

“La circunstancia de que no diera el Ayuntamiento de alta a las trabajadoras en la Seguridad Social y que estas siguieran estándolo por Pyrenalia no es si no una circunstancia meramente formal que no impide la averiguación de la persona del verdadero empleador, a fin de determinar la naturaleza del auténtico vínculo laboral”, resalta el magistrado.

En este caso concreto, añade, se cumplen los requisitos para que exista una relación laboral entre el Ayuntamiento y las trabajadoras, por cuanto existe una retribución abonada por el consistorio desde junio a septiembre de 2017 y un servicio que se desempeña bajo la organización del mismo.

UNA CONTRATACIÓN IRREGULAR

Sobre la naturaleza del vínculo laboral que se crea entre las trabajadoras y el ayuntamiento, la sentencia subraya que se trata de una relación laboral con carácter indefinido no fijo.

Y recoge: “Nos encontramos ante una contratación irregular realizada por el Ayuntamiento, desprovista de todo tipo de formalidad legal, basada solo en la continuidad de las trabajadoras en la prestación del servicio en los mismos locales del Ayuntamiento, bajo la dirección de esta entidad pública, que acordó la continuación del 010 de forma provisional y transitoria”.


Publicidad


El magistrado sostiene a continuación que la contratación irregular de estas trabajadoras les atribuye una condición de empleadas indefinidas, sin que esto permita su integración en la plantilla municipal, dado que eso “supondría el acceso a la función pública” en contra de las leyes que regulan el empleo público.

En base a estos preceptos, el fallo del juez declara que las trabajadoras del 010 mantienen una relación laboral de carácter indefinido no fijo con el Ayuntamiento desde el 1 de julio de 2017.