Domingo, 18 de Noviembre de 2018

 

El CV Teruel volvió a alzar la Copa del Rey de voleibol tras ganar en la final al Unicaja Almería por 0-3, en un partido igualado en los inicios de cada manga pero en el que el equipo turolense hizo valer su superioridad en la red en los momentos decisivos.

El CV Teruel se impuso con parciales de 20-25, 20-25 y 22-25.

La final más repetida en los últimos años de la Copa del Rey regresó a Soria con igualdad entre Almería y Teruel en los primeros compases del primer juego, en el que Almansa, al remate, mantuvo a su equipo frente al mejor bloque de los turolenses.

Al primer tiempo muerto se llegó con equilibrio de fuerzas (11-12). El Teruel siguió anotando por medio de Ereu y cerró a Almansa en la red, lo que le permitió cobrar ventaja (11-15).

Almansa fue replicado por Villena (15-20) y a partir de ese instante el Teruel impuso su ataque más certero para anotarse el primer juego en 21 minutos (20-25).

Una imagen del partido entre el CV Teruel y el Unicaja Almería / CV Teruel

El segundo set siguió los derroteros del primero, con equilibrio de fuerzas y continuos cambios de saque y ventaja final del Teruel, fundamentada en el paso por la red de Thomas Ereu, que anotó cuatro puntos seguidos para poner a su equipo con 13-17 y obligar al tercer tiempo muerto al equipo rival.

La rotación turolense supo aguantar la ventaja frente a un equipo que lo intentó todo pero chocó con el bloqueo de su rival. Ereu cerró la segunda manga con el último tanto (20-25, en 23 minutos).

En el tercer set, la igualdad se mantuvo hasta el tramo final. Los cambios de saque fueron constantes y la ventaja máxima sólo de dos tantos.

Radunovic y Ereu, con un bloqueo y un remate (20-23), sirvieron el título en bandeja al Teruel. Villena y un remate contra la red de Almansa cerraron los números (22-25, en 26 minutos)